Una cosechadora de caña de azúcar

Dulce Exito

El cultivo de la caña de azúcar es uno de los pilares de la economía brasileña. Cuando Case IH, fabricante de cosechadoras y peso pesado del sector, tuvo problemas con una de sus cosechadoras de caña de azúcar, buscó la solución con SKF.

Texto Bill Hinchberger
Fotos Paolo Friedman

Maquinaria y equipo

Brasil es el productor líder mundial de caña de azúcar, con una cosecha anual que supera los 700 millones de toneladas en unos 9 millones de hectáreas, es decir, más del 40% de la cosecha mundial. La contribución del sector a la economía brasileña supera el PBI entero de muchos países y da empleo a más de un millón de brasileños.

En Brasil, el cultivo de la caña de azúcar se remonta a mediados del siglo XVI. Tradicionalmente, la caña siempre se cosechaba a mano. Hoy, el 95% son cortadas mecánicamente, según Case IH, uno de los fabricantes líderes de cosechadoras. La mecanización mejora las condiciones de trabajo y aumenta la productividad.

Pedimos ayuda a SKF y empezamos a investigar cómo mejorar el diseño.
Anderson Moreno, coordinator of engineering services, Case IH

Case IH, peso pesado en la fabricación de cosechadoras y división de CNH Industrial, tenía un problema con su cosechadora MR 8800 Multi-Row. Durante una fase de validación del proyecto, la propuesta de diseño inicial para la caja de engranajes del cubo del cortador de base frontal no alcanzó la vida útil aceptable prevista. Las condiciones de funcionamiento ambientales y en el terreno eran más duras de las previstas en los modelos virtuales y, como resultado, el juego axial, el desgaste de los sellos, la penetración de contaminantes y las fugas de grasa estaban dañando el rodamiento del cubo.

“La durabilidad no llegaba a los niveles aceptables que exigen los clientes de Case”, explica Anderson Moreno, coordinador de servicios de ingeniería de Case IH, desde la planta de Piracicaba. “Hubo problemas en el terreno y la cantidad de horas de funcionamiento era demasiado baja. Pedimos ayuda a SKF y empezamos a investigar cómo mejorar el diseño para una segunda serie de pruebas”.

Case IH

Case IH forma parte de CNH Industrial, líder global en el sector de bienes de capital. Ofrece una línea completa de equipos y servicios agrícolas, como cosechadoras de caña de azúcar, cosechadoras de cereales y café, tractores y pulverizadoras y sembradoras autopropulsadas. Una de sus plantas de producción está situada en Piracicaba, en el estado brasileño de San Pablo.

www.caseih.com

Montaje de cosechadoras de caña de azúcar

Montaje de cosechadoras de caña de azúcar en la planta de producción de CNH.

Thiago Christofoletti, ingeniero de aplicaciones de SKF do Brasil, explica que la colaboración fue una “consecuencia bastante natural” de las interacciones producidas durante sus visitas regulares a las instalaciones de Case IH. Moreno y Christofoletti y sus equipos respectivos trabajaron juntos para identificar los problemas y desarrollar soluciones adecuadas (ver recuadro).

En Brasil, la cosecha de la caña de azúcar es estacional: empieza a finales de marzo y finaliza a principios de diciembre. Case IH no podía esperar hasta la cosecha siguiente para probar el nuevo cubo de la cosechadora. Había que validarlo antes y la única opción era someterlo a pruebas aceleradas en el banco. Por consiguiente, fue necesario reducir la cantidad de horas de prueba a un período corto.

SKF da un paso al frente

En respuesta al rendimiento insatisfactorio obtenido durante una fase de validación con pruebas en el terreno, Case IH pidió ayuda a SKF do Brasil para rediseñar la caja de engranajes del cubo del cortador de base frontal de su cosechadora MR 8800 Multi-Row.

Case IH pudo contar con la colaboración estrecha de SKF. En el nuevo diseño se cambió la disposición de los rodamientos a una de espalda con espalda, y se agregaron sellos SKF junto con un laberinto mecánico para impedir la entrada de contaminantes. Con estos cambios, se consiguió aumentar la rigidez y mejorar el rendimiento en el sellado, con lo que se alargó la vida útil.

Desde la izquierda: Giuliano Maestro, ingeniero de producto de Case IH; Anderson Moreno, coordinador de equipo de Case IH; Thiago Christofoletti, ingeniero de aplicaciones de SKF; Jean Camargo y Daenio Cleodolphi, ingenieros de producto de Case IH.

Desde la izquierda: Giuliano Maestro, ingeniero de producto de Case IH; Anderson Moreno, coordinador de equipo de Case IH; Thiago Christofoletti, ingeniero de aplicaciones de SKF; Jean Camargo y Daenio Cleodolphi, ingenieros de producto de Case IH.

SKF contaba con un sofisticado software de simulación que ejecuta pruebas virtuales, pero Case IH además quería ver una versión física de la unidad en funcionamiento en un laboratorio. Para ello se utilizó el laboratorio automotriz de SKF en Plymouth, Michigan, Estados Unidos.

En estas pruebas, las unidades fueron sometidas a condiciones de funcionamiento más intensas que las normales, concretamente en un entorno muy contaminado. Los resultados fueron muy positivos. Las pruebas virtuales también dieron resultados positivos.

Gracias al éxito de la colaboración con Case IH, SKF fortalece su reputación en Brasil en aplicaciones agrícolas, posiblemente el sector más dinámico del país. “Demuestra que estamos volcados en ayudar al desarrollo del mercado agrícola en Brasil, que promete mucho en términos económicos para los próximos años”, dice Christofoletti.

Contacto de venta

evolution@skf.com

Daenio Cleodolphi, jefe de ingeniería de producto para la línea de cosechadoras de caña de azúcar de Case IH, recalca que la colaboración entre empresas no solo ha comportado beneficios para su propio negocio sino también para los clientes de Case IH.

Contenido relacionado