Björn Söderberg

Grandes esperanzas

Desde que Björn Söderberg llegó a Nepal con 19 años, ha dedicado su vida a mejorar las condiciones económicas de la población local a través de empresas que combinan beneficio económico y desarrollo sostenible.

Texto Susanna Lindgren  Fotos Ivica Prgomet

Otros productos y servicios Otros servicios

Datos

El premio
El Premio de Gotemburgo al Desarrollo Sostenible es un galardón internacional que reconoce y apoya proyectos de desarrollo sostenible. Dotado con 1 millón de coronas suecas (120.000 euros), el premio es otorgado por un jurado independiente y es administrado y financiado por una coalición compuesta por el Ayuntamiento de la ciudad sueca de Gotemburgo y 12 empresas, entre ellas SKF. El premio de 2012 lo comparten el emprendedor Björn Söderberg y Michael Biddle, fundador de la empresa de reciclaje MBA Polymers. Más información sobre M. Biddle y MBA en Evolution­ #3 2013.

Enlaces relacionados

Gothenburg Award

SKF Gothenburg Award

Fair Enterprise

Ha pasado ya más de una década desde que Björn Söderberg decidió que había llegado la hora de dejar atrás el mundo familiar de su pequeña ciudad natal en Suecia. Su decisión de trabajar como voluntario en Katmandú, Nepal, le cambiaría la vida.

“La familia con la que me alojé resultó ser un orfanato a orillas del sucio y contaminado río Bagmati”, dice Söderberg, que ahora tiene 31 años. “Había creído que lo más duro sería dejar mi ordenador en Suecia, pero me di cuenta enseguida de que el auténtico desafío era sobrevivir sin agua limpia”.

Desde la azotea del orfanato, el dolor de Söderberg crecía al ver que día tras día se repetían las mismas situaciones. “Cada mañana las mismas mujeres se adentraban en el agua sucia del río para lavar la ropa, y cada noche los niños intentaban calentarse alrededor de pequeñas hogueras hechas con la basura que habían encontrado”, recuerda. “Me di cuenta de que ese era el futuro que aguardaba a mi nueva familia. Tuve que elegir: podía volver a una vida cómoda en Suecia o podía trabajar para mejorar la situación aquí”.

Söderberg necesitaba una idea para un negocio que pudiera generar empleo y erradicar al menos una parte de la basura. Sin dinero, y con la Navidad a la vuelta de la esquina, la solución fueron las felicitaciones navideñas. Encontró un comprador sueco y el siguiente paso fue desarrollar un método sencillo para reciclar papel e imprimir y entregar 3.000 tarjetas. Su solución funcionó: en menos de un mes, había construido Watabaran, una empresa cuya sede eran cuatro palos de bambú y un tejado de hojalata.

“Así es cómo me convertí en empresario a los 19 años”, dice con una gran sonrisa.

Ser empresario conllevaba responsabilidades. La compañía tenía ocho empleados y casi ninguno sabía leer ni escribir. “Contratar a un profesor fue la inversión más rentable que he hecho”, dice Söderberg. “Un año después dirigía una empresa totalmente distinta, en la que todos compartíamos la misma visión y los mismos objetivos. Comprendí que así es cómo debía construirse una empresa rentable”.

En 2005, Söderberg creó la empresa nepalí Web Search, que ofrece servicios de programación y creación de páginas web para clientes suecos. “Nepal necesita empleos para gente cualificada”, dice. “Muchas personas capacitadas y ambiciosas se marchan del país”.

La energía de Söderberg es contagiosa. Es un ponente muy solicitado en Suecia y un excelente coach para jóvenes en Nepal. Los que no tienen medios para pagarse la formación pueden solicitar una beca a Web Search. Dedican la mitad de su tiempo a los estudios universitarios y la otra mitad a la empresa como empleados remunerados en prácticas y, a cambio, los estudiantes deben comprometerse a trabajar para la empresa durante cuatro años después de acabar la carrera. Hoy es un negocio próspero con 30 empleados, y su próximo paso es animar a algunos de ellos a que creen sus propias empresas.

“Estando yo al mando de la compañía, nunca será más grande que yo”, dice Söderberg. “Con esta solución, pasaré de jefe a cliente, y se podrán captar clientes nuevos localmente y en otros países”.
La empresa de reciclaje de papel se ha convertido en la empresa de briquetas Shuba Briquettes Pvt Ltd. “Quería crear algo que mejorara la situación local”, dice Söderberg. “Hay una gran escasez de combustible en Nepal, lo que ha provocado la deforestación de los bosques tropicales. Ello a su vez provoca desprendimientos catastróficos de tierras durante la estación de lluvias. Las briquetas ofrecen un combustible eficaz que es incluso más barato que la leña”.

La empresa matriz de Söderberg, Fair Enterprise, genera 60 empleos directos y 40 indirectos. Fair Enterprise inaugura su primera guardería nepalí este año.

Söderberg es co-ganador (junto a Michael Biddle, de MBA Polymers) del Premio Gotemburgo 2012 al Desarrollo Sostenible. Piensa utilizar su parte del premio de 1 millón de coronas suecas (120.000 euros) para abordar un problema de suministro de agua. “Con el cambio climático se está derritiendo el hielo en el Himalaya, lo que altera el suministro de agua en los valles”, dice. “En zonas donde antes se conseguían tres cosechas de arroz al año, ahora sólo hay dos y, en los peores casos, sólo una”.

Söderberg cree que ha encontrado una solución: una bomba de agua impulsada por la fuerza del río en el fondo del valle con la cual se podrán regar las terrazas de arroz en las laderas. Con la seguridad que le caracteriza, confía en encontrar una solución factible que luego se pueda traspasar a los agricultores locales.


Fotos: Björn Söderberg

Contenido relacionado