Vis Reddy-Paul Byrne

Más ligeros y resistentes: un nuevo estándar en rodillos tensores

Cuando la empresa australiana PROK emprendió un proyecto para desarrollar un rodillo tensor de material compuesto, priorizó la alta calidad. Y para asegurarla, acudió a SKF.

TEXTO Y FOTO Miri Schroeter

Rodamientos rígidos de bolas

Una cosa es decir que tiene el mejor producto del mercado; otra muy distinta es demostrarlo con productos duraderos y de alta calidad. Y el mensaje cobra aún más fuerza cuando surge de la colaboración entre empresas de renombre mundial que comparten una comprensión común de lo que son la excelencia y el servicio.

Datos

PROK, que forma parte de la empresa australiana de ingeniería NEPEAN, desarrolla soluciones para un abanico de industrias que utilizan rodillos y poleas diariamente en una amplia gama de aplicaciones. La empresa tiene su sede central en Bayswater, Australia, y cuenta con más de 1 400 empleados.

Con 70 años de experiencia en el diseño y la fabricación de componentes de cintas transportadoras, PROK es un fabricante de equipos originales experto en este campo. Posee centros de producción en Australia, Alemania, Suecia, Finlandia, Sudáfrica, Chile y Brasil, que suministran productos a 66 países.

Cuando la empresa australiana de componentes de cintas transportadoras PROK quiso lanzar un nuevo rodillo tensor, eligió como socio a SKF, no solo para poder decir que su producto era el mejor, sino también para demostrarlo.

PROK encargó a SKF una evaluación teórica y práctica de la compatibilidad de los rodamientos con los soportes especiales de material compuesto moldeado en lámina (sheet moulded composite, SMC), diseñados a medida para los rodillos tensores. Se pretendía usar este material en los nuevos rodillos de cintas transportadoras equipados con rodamientos rígidos de bolas de SKF.

Rodillos de material compuesto equipados con rodamientos rígidos de bolas de SKF.

Rodillos de material compuesto equipados con rodamientos rígidos de bolas de SKF.

Éxito continuado en sistemas transportadores

Según Paul Byrne, director general de PROK, el camino lógico para ofrecer al cliente una solución duradera pasa por usar rodamientos de alta calidad y trabajar en colaboración con las mejores empresas.

La colaboración con SKF

SKF Australia colaboró con el equipo de I+D de PROK para estudiar la interacción entre los rodamientos rígidos de bolas y la tapa lateral hecha con material SMC. Asimismo, SKF ayudó en el diseño de un banco de pruebas y ejecutó diversos modelos de análisis de elementos finitos.

SKF también trabaja con otros departamentos de PROK, como su planta de producción de poleas en Nueva Gales del Sur y otros centros en Australia. Gracias a la colaboración entre las dos empresas, se ha desarrollado un producto de alto rendimiento que lleva la tecnología de rodillos tensores a un nivel superior en términos de confiabilidad, costo, eficiencia y durabilidad. En el proceso, ha demostrado la posibilidad de usar en los proyectos de rodillos tensores un material nuevo, dotado de una eficacia superior a los materiales metálicos o poliméricos tradicionales.

“En las instalaciones de nuestros clientes, el costo del producto es ínfimo en comparación con el costo de oportunidad de la producción perdida. Eso explica por qué nos centramos en la calidad y la confiabilidad”, continúa Byrne. “Resulta ridículo intentar ahorrar unos pocos dólares en rodamientos si se expone a perder cientos de miles de dólares en pérdidas de producción”.

Como empresa especializada en poleas y rodillos tensores, PROK debe adaptarse continuamente a las nuevas necesidades y tendencias de la industria, como la reciente demanda de cintas transportadoras confiables, duraderas y seguras que incorporen materiales compuestos. Para PROK, es fundamental trabajar con proveedores que puedan ayudar a la empresa a lograr sus objetivos en el marco de una colaboración a largo plazo, dice Byrne.

Paul Byrne, director general de PROK.

Paul Byrne, director general de PROK.

Sustituir el metal con un material más resistente

Byrne explica que, a principios de la década de 2000, PROK y varias otras empresas desarrollaron rodillos tensores no metálicos para sustituir el componente de acero. “Los rodillos no metálicos ofrecen diversos beneficios”, dice. “Para empezar, su peso ligero reduce los riesgos asociados con la manipulación manual”.

Otra característica importante de los rodillos no metálicos es que no dañan la cinta transportadora. Estas suelen trabajar en ambientes altamente contaminados. Si los contaminantes entran en la cavidad del rodamiento, este puede atascarse. Como consecuencia, la cinta patina sobre el rodillo y se daña. Sustituir la cinta puede ser muy costoso, además de suponer una parada importante de la producción.

Resulta ridículo ahorrar unos pocos dólares en rodamientos si se expone a perder cientos de miles de dólares en pérdidas de producción.
Paul Byrne, director general de PROK

“Los rodillos no metálicos ofrecen varios beneficios en condiciones de funcionamiento altamente contaminadas”, destaca Byrne. “Sin embargo, tradicionalmente duran mucho menos que el producto de acero. Muchos proveedores todavía utilizan la tecnología desarrollada a principios del milenio”.

“En su momento fueron buenos productos, pero este es mejor”, continúa Byrne. “Proporciona un asiento de mejor calidad para el rodamiento de bolas”.

Rodillos tensores listos para entregar.

Rodillos tensores listos para entregar.

El material compuesto estructural es más ligero, más delgado y más resistente que el HDPE (polietileno de alta densidad), y utiliza métodos de fabricación más eficaces.

Contacto de venta

evolution@skf.com

“Todos los soportes anteriores de HDPE se moldeaban por inyección”, explica Byrne. “No pueden ofrecer la precisión que consigue el soporte nuevo de material compuesto, que se moldea por compresión”.

PROK detectó una necesidad no cubierta en el mercado y, tras una investigación exhaustiva, logró sacar a la venta el nuevo rodillo tensor. De cara al futuro, PROK seguirá creciendo, con planes para establecerse en Asia y otras regiones. Para cumplir sus objetivos, es fundamental la colaboración con empresas que no solo sean capaces de entregar soluciones de alta calidad sino también de seguir el ritmo de la demanda.

Contenido relacionado