Swell solution

Oleaje virtual

La empresa tecnológica francesa Symétrie fabrica hexápodos: sistemas cinemáticos paralelos para el ensayo de productos y la simulación de oleaje. Estos dispositivos están muy solicitados para aplicaciones en la industria espacial, naval y aeronáutica, entre otras muchas.

Datos

Los hexápodos más grandes del mundo
Con una dilatada experiencia en la automatización industrial, SKF Transrol es especialista en husillos de bolas, husillos de rodillos y actuadores electromecánicos. Lleva tiempo a la vanguardia en el desarrollo de cilindros electromecánicos, y hoy sus cilindros combinan la potencia de la hidráulica con la velocidad de la neumática.

En 2003, Symétrie solicitó a SKF un presupuesto para actuadores de alta velocidad cuyas especificaciones superasen las habituales del sector. Desde entonces, las colaboraciones con Symétrie han abierto nuevos campos de actividad para SKF Transrol. En el último proyecto, ayudó a construir los dos hexápodos más grandes construidos hasta ahora. Funcionando de forma simultánea, los hexápodos simulan el oleaje. Alcanzan alturas de hasta cinco metros y trabajan con “seis grados de libertad” (translación en tres ejes perpendiculares y rotación sobre tres ejes perpendiculares). El cliente de Symétrie solicitó que los hexápodos fueran capaces de realizar potentes movimientos dinámicos, y que a su vez soportaran un peso de cuatro toneladas. Denominados EMC SLSA 50×50, los actuadores especialmente desarrollados para el hexápodo pueden moverse a velocidades de hasta 1,5 metros por segundo, con una carrera de dos metros y un freno de seguridad montado directamente en el husillo.

Enlaces relacionados

SKF Actuators

Symetrie

Contacto de venta

Olivier Fernoux, Olivier.Fernoux@skf.com

En el corazón del sur de Francia, se encuentra la ciudad de Nimes, con sus imponentes monumentos antiguos. La ciudad fue fundada por emprendedores romanos, que mostraron una gran habilidad técnica en su construcción, y todavía hoy es hogar de innovaciones asombrosas. En los talleres de la empresa de alta tecnología Symétrie se desarrollan y construyen máquinas articuladas de seis patas, llamadas hexápodos.

En 2001, Olivier Lapierre y su socio Thierry Roux constituyeron Symétrie tras darse cuenta de que los hexápodos que habían estado desarrollando en el Laboratorio Nacional de Metrología y Ensayos podían adaptarse para otras aplicaciones. “Cambiamos de rumbo; desde hexápodos de alta medición hacia hexápodos de posicionamiento de alta precisión y de movimiento dinámico”, dice Lapierre, ahora director general de Symétrie. “La flexibilidad en la cinemática paralela de un hexápodo infinitamente escalable abrió nuevas aplicaciones para simuladores en distintos campos”.

Poco después, se incorporó a la nueva empresa un antiguo colega, Gilles Diolez, para escribir su tesis doctoral sobre el posicionamiento geométrico en la construcción de herramientas robóticas nuevas. Hoy, Symétrie suministra hexápodos para aplicaciones de la construcción naval, aeronáutica, automoción, óptica, medicina, energía nuclear y electrónica, así como en centros de investigación. Los hexápodos llevan seis actuadores y son capaces de desplazarse en cualquier sentido u orientación, generando fuertes movimientos dinámicos.

Los clientes a menudo acuden a Symétrie en busca de soluciones técnicas inéditas. Para entregar estas soluciones, la empresa trabaja con proveedores dotados de un gran dominio técnico y abiertos a nuevas ideas.

Una de estas empresas es SKF Transrol, con sede en Chambéry, Francia. Olivier Fernoux, responsable de proyectos de SKF, asumió entusiasmado el reto de integrar los actuadores de SKF en un hexápodo de Symétrie. Lapierre recuerda: “SKF mostró un gran interés y respeto desde el primer momento. Tras algunos intercambios de impresiones, todo fue viento en popa”.

El resultado fue el hexápodo simulador de oleaje, al que se dio el nombre de Sirocco, que es uno de los vientos que soplan en Nimes. El cliente de Symétrie, la empresa francesa de ingeniería marítima GTT (Gaztransport & Technigaz), quedó impresionado por el Sirocco y, en años posteriores, adquirió otros hexápodos de distintos tamaños para completar sus centros de ensayo. Los hexápodos de simulación de oleaje de Symétrie permiten a GTT estudiar el impacto de líquidos en movimiento sobre la membrana aislante que GTT ha diseñado para el transporte marítimo de gas natural licuado.

Hoy, Symétrie cuenta con un equipo de 20 ingenieros que trabajan en soluciones que incorporan ingeniería mecánica, electrónica y de software. Dos tercios de las nuevas incorporaciones de la empresa son recién licenciados.

Hace poco, se ampliaron los talleres de la empresa, añadiéndoles otros 400 metros cuadrados, para acomodar hexápodos más grandes y bancos de ensayos. Laboratorios anexos albergan hexápodos más pequeños, como el Sures, un modelo utilizado para posicionar espejos de telescopios con una desviación inferior a 0,1 micras.

Symétrie ha emprendido su expansión y quiere crecer internacionalmente. Al mismo tiempo, quiere mantener la misma estructura empresarial para conservar su flexibilidad e ingenio. El volumen de ventas creció un 50 por ciento entre 2011 y 2012, situándose en 4,1 millones de euros.

Lapierre cree que el próximo desafío para los hexápodos será el espacio. “La próxima generación de telescopios espaciales tendrá espejos más grandes que deberán posicionarse con precisión durante el vuelo”, dice.

Contenido relacionado