SKF - Prof. Roberto Bassani

Pasión por la tribología

A Roberto Bassani, la ciencia de la tribología le ha fascinado desde que el término se acuñó en 1966. Hoy piensa en el futuro de la levitación magnética de alta velocidad.

Texto Claudia B Flisi  Fotos Maurizio Camagna

Otra industria Otros productos Otros servicios

Resumen

Roberto Bassani
Nacimiento: 1931
Residencia: Pisa, Italia
Formación: doctorado en ingeniería por la Universidad de Pisa
Logros: ha publicado más de 300 artículos, ha organizado varias conferencias internacionales y ha escrito manuales de tribología. Fundador y primer presidente de la Asociación Italiana de Tribología. En 2006, recibió la Medalla de Oro de la Tribología.

Enlaces relacionados

Italian Tribology Association

Leonardo da Vinci, el hombre del Renacimiento más famoso de Italia, no inventó la tribología. El estudio de la fricción, la lubricación y el desgaste existe desde hace, al menos, 6000 años, pero la palabra que lo describe no existía en la época de Leonardo. A pesar de ello, comprendía algunos de sus principios subyacentes, los puso por escrito e hizo dibujos de máquinas que incorporaban estos conocimientos.

Unos 500 años después, otro italiano, Roberto Bassani, de la Universidad de Pisa, también quedó fascinado por la incipiente ciencia de la interacción friccional. Bassani había egresado como ingeniero en 1963 y, como ayudante de investigación en la universidad, buscaba un área de especialización.

En aquel entonces, el gobierno británico buscaba formas de ayudar a sus plantas industriales a ahorrar dinero y se dio cuenta de que reducir el consumo de energía y el desgaste era una de las opciones a su alcance. Estos estudios se convirtieron en prioritarios y, en 1966, científicos británicos acuñaron la palabra “tribología”, una combinación de las palabras griegas tribos (roce) y logia (el estudio de). Así nació la “ciencia y tecnología de la interacción entre superficies en movimiento relativo, y de temas y prácticas relacionados”.

Bassani estaba fascinado. Quería ser ingeniero desde que tenía 5 años (“me gustaba ver cómo funcionaban las cosas”, recuerda), pero encontró su verdadera pasión cuando la tribología se convirtió en rama oficial de la ingeniería. Uno de los pilares de la tribología, la fricción, a menudo es considerada una característica negativa, pero no siempre es el caso, y a Bassani le atraían esas incongruencias. “Gracias a la fricción entre un zapato y el asfalto podemos caminar, y la fricción entre dos trozos de madera creó la primera chispa que produjo el fuego”, explica.

Bassani ha publicado más de 300 artículos que abarcan los principales campos de la tribología. A mediados de la década del ochenta, creó el Grupo de Tribología del Consejo Nacional de Investigación de Italia. Entre sus publicaciones, se encuentra un manual en inglés, Tribology, publicado en 2013.

Bassani siempre ha fomentado la colaboración entre la industria y la comunidad académica. Gracias a sus esfuerzos, la participación de industriales en las conferencias de la Asociación Italiana de Mecánica Teórica y Aplicada (AIMETA) crece continuamente desde 1990. Su colaboración con el Centro Italiano de Tribología (CITRIB) ha reforzado los lazos entre la universidad y la empresa, ya que la mayoría de los integrantes del CITRIB proceden de la industria.

La Asociación Italiana de Tribología (AIT) es uno de sus mayores logros. Fue fundada en Pisa en 2005, fruto en gran medida de sus esfuerzos. “¡No se imagina las luchas de poder que se libraron entre bastidores para que pudiera ser realidad!”, confiesa. Fue su primer presidente, cargo que ocupó hasta 2009. Hoy, la AIT tiene más de 100 miembros, entre los que se incluyen personas y organizaciones procedentes del mundo académico y de la industria.

La dedicación de Bassani a la tribología fue reconocida a nivel internacional en 2006, cuando recibió la Medalla de Oro de la Tribología, la máxima distinción mundial otorgada en este campo. La manera en que se le comunicó este reconocimiento lo hizo aún más memorable. “El propio Peter Jost me llamó para decírmelo”, recuerda. El Profesor H. Peter Jost es uno de los padres de la tribología moderna y es considerado por muchos el inventor de su nombre.

Hasta la fecha, Bassani es el único italiano de las 38 personas que han recibido esta distinción, que ayudó a fomentar el estudio de la tribología en Italia y legitimar la AIT, constituida el año anterior.

Este profesor emérito aparentemente incansable ahora trabaja en la levitación magnética, donde ve una aplicación futura de la tribología, junto con materiales y recubrimientos nuevos. “La levitación magnética de alta velocidad es una tecnología ideal para países como Rusia y los Estados Unidos, debido a sus enormes distancias”, observa. Para superar el problema de la inestabilidad, su diseño incluye bobinas superconductoras colocadas bajo vehículos que se desplazan sobre rieles que forman un campo magnético permanente. “Evidentemente, todo eso habrá que probarlo”, admite con un brillo en los ojos.

La tribología y SKF en Italia
Cuando Roberto Bassani fundó la Asociación Italiana de Tribología en 2005, SKF fue uno de los socios fundadores. Dos años después, SKF lo invitó, junto a otros profesores de ingeniería en Italia, a visitar su centro de investigación en los Países Bajos. Quedó muy impresionado por las instalaciones y la calidad de la investigación realizada. Los colegas que conoció allí quedaron igualmente impresionados, ya que se le había concedido la Medalla de Oro de la Tribología el año anterior.

Desde entonces, se ha mantenido una colaboración estrecha. SKF fue el principal patrocinador del Congreso Mundial de la Tribología, celebrado en Turín, Italia, en 2013, al que asistieron más de 1300 invitados de cinco continentes. El logotipo del evento, diseñado por Bassani, es una versión estilizada del famoso Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci dentro de un rodamiento esférico.

Roberto Bassani encontró su verdadera pasión cuando la tribología se convirtió en rama oficial de la ingeniería.

Contenido relacionado