Guiando a la próxima generación

Guiando a la próxima generación

Lars Bygdén, gerente de proyectos de Scania, no pudo resistir la oferta de dirigir el proyecto de desarrollo de camiones Scania más ambicioso emprendido hasta la fecha. Y, sin embargo, a lo largo de los siete años que duró, hubo momentos en los que se preguntó en qué se había metido.

Texto Cari Simmons
Fotos Dan Boman & Gustav Lindh, Scania

Sellos Camiones y remolques

Datos

LARS BYGDÉN
Nacimiento: 1972
Residencia: Rönninge, al sur de Estocolmo, Suecia
Trabajo: Scania en Södertälje, Suecia
Familia: Esposa, un hijo de 14 años y una hija de 11
Pasatiempo preferido: Orientación en montaña y otros deportes. Ha participado en muchas carreras de esquí de fondo en Europa, incluida la carrera de Vasaloppet de 90 kilómetros en Suecia y la de Marcialonga de 70 kilómetros en Italia.
Formación académica: Máster en Ingeniería Mecánica por el Real Instituto de Tecnología KTH en Estocolmo, Suecia
Actualmente lee: The Past and Future of the American Economy, de Robert D. Atkinson. Disfruta leyendo novelas negras y de misterio, y libros sobre cómo funcionan las empresas.

En agosto de 2016, el fabricante de vehículos comerciales Scania desveló con gran satisfacción su próxima generación de camiones. Entre sus prestaciones, los nuevos camiones ofrecen un alto nivel de seguridad y un entorno mejor para el conductor, con más visibilidad, confort ergonómico, airbags antivuelco, distancias de frenado más cortas y estabilidad direccional. En promedio, los camiones también consumen un 5% menos de combustible que la serie anterior.

Los camiones, largamente esperados, llevaban casi 10 años incubándose en las instalaciones de Scania en Södertälje, Suecia. Se invirtieron 2 000 millones de euros en el desarrollo de la prestigiosa serie, uno de los proyectos industriales de mayor envergadura de Suecia y “la inversión más importante de Scania en sus 125 años de historia”, afirma Henrik Henriksson, presidente y director ejecutivo de Scania. Los camiones de la nueva serie recorrieron más de 10 millones de kilómetros durante las pruebas y se dedicaron al proyecto unos 8 millones de horas de trabajo.

Debes tener una visión global, centrarte en tus objetivos, planificar y tomar decisiones rápidas.
Lars Bygdén

Lars Bygdén, gerente de proyectos sénior, fue responsable de asegurar el éxito del proyecto. “Cuando empecé, no era consciente del tamaño del proyecto”, explica, “y parecía que faltaba mucho tiempo para 2016”. Fue difícil rechazar lo que, en palabras de Bygdén, era “un desafío que solo se tiene una vez en la vida”.

Asegurar que el proyecto siguiera en camino requirió grandes dosis de coordinación y planificación. El proyecto se dividió en cinco categorías: interior, exterior, chasis, motor y componentes eléctricos. En cada categoría hubo hasta 15 subproyectos, cada uno con su propio jefe de proyecto. “Al principio tardamos algún tiempo en establecer rutinas efectivas que permitieran ir avanzando en el proyecto”, reconoce Bygdén.

Como es obvio, fue necesario superar los desafíos técnicos que iban surgiendo a lo largo del proyecto, y también algunos descubrimientos desconcertantes, como las grietas que aparecieron en los camiones de prueba por el mal estado de algunas carreteras en Sudamérica. “Creíamos que nuestros camiones de prueba ya eran resistentes, pero después de esa prueba tuvimos que recalcular, reforzar y reconstruir los camiones”, confiesa Bygdén. “Fue una situación que nos llevó al límite, tanto a nosotros como a nuestros proveedores, pero gracias a ella ahora tenemos un camión más robusto”.

Lars Bygdén y Erik Ljungberg

Lars Bygdén y Erik Ljungberg, vicepresidente sénior y director de relaciones corporativas, en Södertälje, Suecia.

Otro desafío fue mantener la nueva serie de camiones al resguardo de las miradas indiscretas de periodistas, fotógrafos, otros empleados de Scania y del público en general hasta tener acabado el proceso de desarrollo. No fue tarea fácil mantener en secreto la nueva serie durante tantos años, sobre todo cuando hubo que probar los vehículos en carreteras públicas. Algunos medios de comunicación incluso usaron drones dotados de cámaras en un intento de hacerse con la primicia.

“Tuvimos que ocultar los camiones de diferentes maneras”, continúa Bygdén. “A veces pegábamos piezas de plástico a la carrocería para que parecieran más antiguos de lo que eran y, cada vez que se paraban los camiones, cerrábamos las cortinas para que no se pudiera ver el interior de la cabina”.

También era importante evitar que cualquier información sobre el desarrollo de los camiones llegara al conocimiento de la competencia. Eso significaba que las patentes de diseño debían ­solicitarse a último minuto, para no dar tiempo a la competencia a utilizar la información de propiedad exclusiva. Tan importante era mantener el secreto que Scania destinó empleados a tiempo completo al cometido específico de ocultar los detalles del proyecto.

En 2014, la fusión entre Volkswagen y Scania supuso otro desafío, al incorporar una nueva cúpula gerencial con otra cultura y otra forma de trabajar. “Fue un desafío personal para mí pero, finalmente, al ir conociéndonos, nos adaptamos a nuestras respectivas filosofías y todo salió bien”, explica Bygdén. Añade que la transparencia en la dirección ejecutiva y la organización forma parte importante de la cultura corporativa de Scania, permite abordar abiertamente los problemas y ayudar a resolverlos.

Dirigir el proyecto puso a prueba múltiples habilidades. “Una de mis fortalezas es cohesionar a la gente para que trabaje hacia un objetivo común”, dice Bygdén. “En un proyecto de esta envergadura, la comunicación es primordial. Para sentirse parte del proyecto, la gente quiere tener una visión global. Mi papel es inspirar, entusiasmar, y establecer requisitos y plazos claros. Es importante centrarse en los hitos principales y no perderse en los pequeños detalles, y confiar en la competencia y las habilidades de las personas que trabajan en el proyecto”.

Ser una persona con espíritu deportivo y a la que no le disguste competir tampoco es contraproducente, añade Bygdén. Le apasiona la orientación en montaña y ve claros paralelismos entre el deporte y su trabajo. “Para orientarse, hay que saber navegar”, dice. “Debes tener una visión global, centrarte en tus objetivos, planificar y tomar decisiones rápidas. Son habilidades que aplico diariamente a mi trabajo”.

Las tecnologías de SKF están muy presentes en la nueva generación de camiones de Scania: rodamientos de cajas de engranajes, rodamientos de árboles de transmisión, y rodamientos y sellos de motor. SKF también suministra tecnología de actuadores lineales para el deflector de aire y ha puesto al día las unidades de rodamientos para los cubos de ruedas delanteras y traseras de camiones.

Contenido relacionado