Industria

Avanzar desde una visión histórica

Con casi un siglo de trayectoria, la empresa australiana JSG Industrial Systems es un buen ejemplo de una empresa que ha tenido que cambiar de rumbo a lo largo del camino. En un momento crítico, supo reinventarse como líder en sistemas de lubricación.

Related Articles

JSG Industrial Systems, distribuidor de los sistemas de lubricación de SKF en Australia, destaca por su larga y documentada trayectoria en el desarrollo industrial del país. La empresa, de propiedad y gerencia familiar, existe bajo distintas formas desde hace 98 años, y ha evolucionado según lo que dictaban las necesidades del tiempo. Hoy, en colaboración con SKF, se mantiene en la vanguardia tecnológica de su sector.

John Sample, orgulloso de la longevidad de la empresa, es su propietario y director ejecutivo desde finales de la década del sesenta. De pie delante de una pared decorada con fotografías y otros objetos históricos en la sede de la empresa en Revesby, al sudoeste de Sídney, Sample señala el cuadro de un caballero de aspecto distinguido y vestido con un traje oscuro cuyas facciones tienen cierto parecido con las suyas.

“La empresa fue fundada por mi abuelo, George H. Sample”, explica Sample. “Fue uno de los grandes empresarios de Australia. Creó la empresa y dedicó su vida a hacerla crecer”.

John Sample, owner and CEO of JSG Industrial Systems.

Fundada en 1921

Con la denominación George H. Sample & Son, la empresa fundada en 1921 por el abuelo Sample tenía como objeto social la importación de repuestos para el floreciente parque automovilístico australiano. Con el tiempo, fue creando filiales como Vane Electrical Instruments, Auto Lab Industries, Gee Jay Motor Products y Sample Engineering.

En 1946, la empresa entró en el sector de la electrónica y los instrumentos de medición con una nueva filial, Sample Electronics. Distribuyó los productos de Hewlett-Packard hasta 1967, cuando Hewlett-Packard compró la empresa y estableció una presencia propia en el país.

Sample explica que el cambio de rumbo fue un paso natural para su abuelo. “Tenía mentalidad de emprendedor”, recuerda. “Fue mi mentor y, de joven, lo admiraba intensamente. Fue una persona realmente excepcional; lo quería mucho”.

Siguiendo el ejemplo de su abuelo como emprendedor artífice de su éxito, John Sample creó su propia empresa de construcción cuando aún no había cumplido los 20 años, construyendo viviendas y hospitales privados en Sídney.

George H. Sample dirigió el grupo familiar de empresas hasta su muerte en 1960. Posteriormente, el grupo atravesó dificultades financieras y, en 1967, ya había vendido la mayor parte de sus filiales y activos. John Sample reemplazó a su padre como propietario de la empresa en 1966 y decidió abrir un nuevo camino para la empresa bajo la denominación JSG Industrial Systems.

“Repasando los archivos de mi padre”, continúa Sample, “descubrí algunos documentos relacionados con una marca llamada Lincoln Industrial, una empresa de lubricación con sede en San Luis, Estados Unidos. Mi padre había adquirido los derechos de distribución de los productos en Australia, pero los había dejado en un cajón. Pensé que sería una buena opción para volver a lanzar la empresa y nos convertimos en distribuidores exclusivos de los productos de Lincoln en Australia y el sudeste asiático”.

John Sample standing in front of his grandfather's picture. The wall is also covered with memorabilia of the company.

Ahorrar en costos de mantenimiento

Con los productos de Lincoln como base de su oferta, la empresa volvió a florecer. Al poco tiempo, identificó una oportunidad para desarrollar un servicio basado en el Lincoln SL-Injector. Como recuerda Sample: “pensamos: ‘en vez de traer los grandes camiones de minería al taller cada vez que hay que lubricarlos, ¿por qué no construir un taller sobre el camión?’. De esta idea, nació nuestro primer sistema centromático, que suministra grasa y aceite desde el inyector directamente al punto de aplicación. Instalar estos sistemas en sus camiones ha permitido a las empresas mineras ahorrar una fortuna en costos de mantenimiento”.

En 2010, SKF adquirió Lincoln y se hizo cargo de sus canales de distribución internacionales, que incluían JSG Industrial Systems. En los últimos años, bajo la tutela de SKF, JSG ha ampliado sus operaciones y los servicios que ha desarrollado han supuesto nuevos avances para el sector de la lubricación.

Según Gavin Garland, director regional de SKF para el sudeste asiático, JSG lleva muchos años en primera línea en la región como proveedor de soluciones de lubricación. “Recientemente, JSG y SKF han incrementado el volumen de inversiones y estrechado su colaboración. Fruto de ello, se ha producido un crecimiento espectacular de nuestro negocio de lubricación en la región”, continúa Garland. “La lubricación y los sistemas de lubricación son una parte muy importante del negocio de SKF”.

Optimizar los sistemas de lubricación

La ola de industrialización sin precedentes que actualmente está transformando el sudeste asiático se sustenta sobre grandes inversiones no solo en la fabricación sino también en la construcción de infraestructuras urbanas, redes de transporte y sistemas de generación eléctrica. “Vietnam e Indonesia, por ejemplo, son países en vías de industrialización donde todavía prima el crecimiento de la fabricación”, explica Garland. “Paralelamente a la demanda de productividad, aumenta la necesidad de sistemas de lubricación eficaces. Hoy, más de la mitad de los daños y fallas de rodamientos pueden atribuirse a una lubricación inadecuada. Por eso es fundamental optimizar estos sistemas”.

Veo una gran oportunidad para profundizar la colaboración entre SKF y JSG.

 

John Sample, propietario y director ejecutivo, JSG Industrial Systems

Parte de la visión de SKF para sus sistemas de lubricación incluye la implementación progresiva de los principios de la Industria 4.0. “Para mejorar la confiabilidad de los activos del cliente y la eficiencia de su maquinaria, la lubricación debe administrarse correctamente, en el momento justo, con los sistemas adecuados y en las cantidades correctas”, continúa Garland. “Cuando se automatiza este proceso con el uso de sistemas de monitoreo digitalizados, es más fácil garantizar una lubricación correcta. Así, mejora el rendimiento de la máquina y pueden reducirse los costos de mantenimiento”.

La relación entre SKF y JSG se fundamenta en el deseo común de ofrecer la mejor solución a sus clientes, afirma Garland. “Como organización, JSG ha puesto sus energías y su esfuerzo para convertirse en referente en servicios de gestión de la lubricación y sistemas de lubricación. Al invertir en infraestructura, capital humano y conocimientos técnicos de ingeniería, JSG potencia su capacidad como socio nuestro para hacer realidad esta visión”.

The Lincoln railway wayside lubrication unit is one of the products available through JSG Industrial Systems.

Nuevas capacidades digitales

“JSG ya ha empezado a desarrollar capacidades digitales propias”, explica Sample. “Estas complementan los avances de SKF en esta área y veo una gran oportunidad para profundizar la colaboración entre las dos empresas”.

Con la incorporación de su hijo James a la gerencia, JSG se mantiene fiel a la tradición familiar. La cartera de la familia ha crecido e incluye operaciones internacionales como PT JSG International y PT Intecs en Yakarta, Indonesia, así como JSG Industrial South Africa e International Engineered Products en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. La empresa tiene unos 500 empleados en todo el mundo.

Reflexionando sobre el futuro de los servicios de lubricación en Australia y el sudeste asiático, Sample cree que la colaboración con SKF ha incrementado sustancialmente el valor de su empresa como especialista en lubricación y que la colaboración sólida con SKF seguirá fundamentándose en el objetivo común de servir al cliente, con una visión compartida de la lubricación como elemento imprescindible para la eficiencia y la productividad de la industria. “Mientras existan los rodamientos, siempre hará falta una lubricación eficaz que evite los daños y mejore la funcionalidad”, resume. “Es gratificante trabajar con SKF. [Ambas empresas] comprenden la necesidad de ofrecer la mejor solución para los problemas de la lubricación industrial”.