Archive
Latas listas para enviar en el almacén de la Ball Corporation en Malmö.

Lubricación precisa

El fabricante sueco de latas Ball Corporation, con sede en Malmö, sufría interrupciones persistentes de la producción por culpa de una lubricación insuficiente, y la situación se hizo insostenible. La solución elegida fue instalar un nuevo sistema de lubricación central de SKF.

Related Articles

Datos

Ball Corporation en Malmö
Fundada en 1918 como AB Plåtmanufaktur, más tarde PLM AB.
La planta de producción en Malmö fue inaugurada en 1981.
PLM AB fue adquirida por la multinacional británica de envases de consumo Rexam PLC en 1999. En 2016, Rexam PLC fue comprada por la Ball Corporation, una multinacional estadounidense de envases y del sector aeroespacial.
La capacidad de producción en Malmö es de unos 2 000 millones de latas al año.
La Ball Corporation cotiza en la Bolsa de Nueva York. Tras la adquisición de Rexam PLC, es el mayor fabricante del mundo de latas de bebida con 18 700 empleados en todo el mundo y unas ventas netas proforma en 2015 de aproximadamente 11 000 millones de dólares estadounidenses.
www.ball.com

 

SKF MultiLube: una solución de lubricación superior
La unidad de bombeo modular SKF MultiLube integra todos los componentes y funciones pertinentes: unidad de control, bomba, depósito, válvula direccional y monitoreo de la presión. El centro de bombeo SKF MultiLube admite todas las dosificadoras de grasa y aceite de SKF para sistemas de línea simple y línea doble. Con su alta calidad, la unidad de bombeo SKF MultiLube asegura un funcionamiento confiable del sistema de lubricación, que evita daños y fallas de los rodamientos y mejora la capacidad de funcionamiento de máquinas y equipos pesados.

Un problema persistente de lubricación en la sección de impresión interrumpía la producción de la Ball Corporation en Malmö, Suecia.

La planta de producción de Malmö forma parte de la multinacional estadounidense de envases y del sector aeroespacial Ball Corporation, el mayor fabricante de latas de bebida del mundo. La planta de Malmö produce latas de aluminio de 33 y 50 cl para los países nórdicos y bálticos y también para el norte de Alemania.

Sus clientes incluyen empresas internacionales de bebidas como Coca-Cola, Carlsberg y Tuborg. Cada año, produce cerca de 2 000 millones de latas en sus cuatro líneas de producción. En una planta que trabaja las 24 horas del día, es fundamental evitar las paradas no planificadas.

Me alegro mucho de haber elegido esta solución.
Magnus Pettersson, Ball Corporation en Malmö

Uno de los puntos clave de las líneas de producción son las impresoras, que pintan la superficie exterior de las latas en función de las necesidades del cliente. Y era aquí que un problema reiterado de lubricación provocaba paradas de las líneas de producción.

“El problema era que algunos rodamientos en las impresoras no recibían la cantidad apropiada de lubricante”, dice Magnus Pettersson, responsable de las impresoras de la Ball Corporation en Malmö.

“En algunas impresoras, teníamos tres sistemas diferentes, que suministraban lubricante para distintos puntos”, explica Pettersson. “Eso por sí solo no debería ser problemático. Sin embargo, teníamos la sensación de no tener pleno control, y no podíamos tener la certeza de que la lubricación cumpliera su función o que se distribuyera la cantidad correcta de lubricante. Calculamos que las paradas no planificadas nos estaban costando unas 500 000 coronas suecas (55 000 euros) al año”.

Desde la izquierda: Ulf Persson, gerente de cuentas clave de SKF; Juha Tyni, jefe de servicio, SKF Lubrication, y Magnus Pettersson, responsable de impresoras de la Ball Corporation en Malmö.
Desde la izquierda: Ulf Persson, gerente de cuentas clave de SKF; Juha Tyni, jefe de servicio, SKF Lubrication, y Magnus Pettersson, responsable de impresoras de la Ball Corporation en Malmö.

Para resolver los problemas, Pettersson pidió ayuda a Momentum Industrial, un distribuidor certificado de SKF en Malmö.

“Trabajo con Ball desde hace bastante tiempo y conozco bien la planta”, dice Mats Larsén, gerente de cuentas de Momentum Industrial. “Hicimos venir a los expertos necesarios de SKF y fuimos juntos a Ball para ver cómo solucionar el problema”.

La solución propuesta fue instalar dos sistemas de lubricación SKF MultiLube (para dos grasas diferentes) en una de las impresoras para asegurar que se distribuyera la cantidad correcta de lubricante a cada punto de lubricación.

“El sistema nos permitió regular la cantidad exacta de lubricante para cada punto, con mucha más flexibilidad que la solución anterior”, explica Pettersson. Y además, la solución SKF MultiLube prácticamente eliminó el problema de las paradas no planificadas de la impresora.

“Desde entonces, la impresora no ha parado, no hubo alarmas, simplemente funciona”, dice Pettersson. “Me alegro mucho de haber elegido esta solución; me ha facilitado mucho mi trabajo cotidiano”.

Los dos sistemas SKF MultiLube instalados en una de las impresoras.
Los dos sistemas SKF MultiLube instalados en una de las impresoras.

Como resultado del éxito de esa primera instalación de SKF MultiLube, Ball ha decidido instalarlo en las otras impresoras de la planta de Malmö.

“En función de nuestra experiencia con la primera instalación, la inversión se amortiza en aproximadamente un año, ya que disminuyen significativamente las paradas no planificadas”, afirma Pettersson.

La colaboración entre Ball y SKF ha ido sobre ruedas, dice. “SKF ha sido capaz de aportar todas las competencias que necesitamos”, continúa. “Ha sido una colaboración provechosa entre nosotros, SKF y el distribuidor Momentum Industrial”.

“Como cliente, me parece muy importante que recibamos el soporte necesario y que el proveedor esté disponible para resolver cualquier duda”.