Industry

Exitosa lucha contra las nanopartículas

En un sistema hidráulico que reciba un buen mantenimiento, el aceite debe estar en buenas condiciones. Al utilizar un sistema de filtración avanzado, se pueden eliminar las pequeñísimas partículas contaminantes no interceptadas por los sistemas de filtración convencionales. El resultado son menos costos y menor impacto medioambiental, además de una mayor vida útil.

Contenido relacionado

teams

Esencialmente el aceite hidráulico transmite potencia, pero también tiene una importancia fundamental para mantener funcionando armónicamente todo un sistema: para lubricar las piezas móviles, enfriar el sistema al disipar el calor de zonas de alta carga, impedir la corrosión de componentes y eliminar la contaminación en superficies vitales. Por ello, una estrategia de mantenimiento de un sistema hidráulico necesita comenzar conservando el aceite en buenas condiciones.

Por lo general, el desgaste abrasivo se produce en el movimiento relativo entre dos superficies en los sistemas mecánicos, puesto que las partículas duras rozan las superficies durante el movimiento. La contaminación de partículas de polvo, fragmentos de metal, caucho y fibras puede actuar como material abrasivo en el sistema, lo que acelera el desgaste de componentes mecánicos como bombas, rodamientos, barras, pistones y sellos. Al eliminar esas partículas del aceite, se reduce el ritmo de desgaste y prolonga la vida útil del sistema.

Partículas pequeñas y oxidación

Los sistemas de filtración convencionales se caracterizan por su eficacia en eliminar partículas de tamaños de 5 micras a 1. Pero se ha hecho evidente que partículas aún más pequeñas también desempeñan un papel significativo, al acelerar la degradación del aceite y afectar con ello el rendimiento del sistema.

Por ello, una estrategia de mantenimiento de un sistema hidráulico necesita comenzar conservando el aceite en buenas condiciones.

Otro factor es la oxidación, que frecuentemente se considera como una función del proceso de envejecimiento de un aceite. Para que se produzca oxidación en un aceite, se precisa la presencia de oxígeno y una temperatura lo suficientemente alta. También debe haber un catalizador que inicie y propague la reacción en el lubricante. La contaminación de partículas actúa como catalizador del proceso de oxidación. No obstante, si el aceite ya está filtrado, entonces, ¿por qué se oxida?

La respuesta se halla en un problema más intrincado: las nanopartículas, cuyo tamaño puede ser una milésima parte del de las partículas eliminadas por los sistemas de filtración convencionales. El monitoreo de condición estándar de los lubricantes no controla esas partículas tan pequeñas. En cambio, el estándar en la industria es suministrar aceites con aditivos antioxidantes. Sin embargo, a medida que el proceso continúa, estos aditivos pierden eficacia, y gradualmente la oxidación prosigue sin obstáculos.

Cómo evitar la oxidación

Un enfoque más sostenible es evitar que se inicie la oxidación. Para abordar este problema, SKF RecondOil ha desarrollado la Tecnología de doble separación. Este proceso elimina las nanopartículas de los aceites industriales, e impide que se inicie el proceso de oxidación. El tratamiento inhibe el proceso de envejecimiento, y así prolonga la vida útil del aceite hidráulico y reduce la necesidad de monitorearlo regularmente. Uno de los componentes más importantes de los sistemas hidráulicos son los sellos, que mantienen el aceite dentro y la contaminación fuera. Sin ellos, los sistemas hidráulicos, sencillamente, no podrían funcionar. La selección del diseño y material apropiados para el sello precisa tener en cuenta condiciones operativas como la temperatura, la presión y los fluidos hidráulicos usados.

La composición química de los fluidos hidráulicos puede afectar la duración y el rendimiento del sello. Si no es compatible con el fluido, el sello puede hincharse, encogerse, endurecerse, ablandarse, disolverse o perder elasticidad.

SKF tiene una larga trayectoria en este campo y una amplia base de datos con resultados de pruebas de compatibilidad de diversos materiales de sello y fluidos, así como una experiencia incomparable en el desarrollo de materiales para atender las necesidades de los clientes.

Banco de pruebas de sellos hidráulicos de movimiento alternativo.

Con sellos más efectivos, se evita el riesgo de que los derrames de aceite lleguen a las aguas subterráneas. Una sola fuga de una gota cada segundo significa 1900 litros de aceite durante un período de 12 meses. Es un gasto incluso si el aceite se absorbe y depura antes de afectar al medioambiente. Para sustituirlo, hay que adquirir más aceite, transportarlo y almacenarlo, lo que significa un costo adicional para el propietario del equipo y el medioambiente.

Un aceite hidráulico más limpio también puede reducir los costos laborales. Puesto que un aceite más limpio puede mantenerse en servicio durante más tiempo, son menos las tareas de drenaje y llenado. El costo de la labor de mantenimiento también puede reducirse cuando se disminuyen las fallas y el desgaste por la contaminación.

Degradación del aceite hidráulico.

Un equipo hidráulico es una inversión. Su vida útil es un factor importante en el éxito de esta inversión. Ha quedado demostrado que unos fluidos hidráulicos más limpios prolongan significativamente la vida útil de los equipos. Unos niveles más altos en la limpieza del aceite pueden multiplicar la vida útil de un equipo hidráulico hasta 10 veces más que un equipo que utilice aceite sucio.

Un control evita daños

Por todos esos motivos, es importante mantener siempre el aceite hidráulico en condiciones óptimas. Mediante un control cuidadoso de la contaminación de partículas y los catalizadores de la oxidación, es posible evitar el desgaste prematuro de los sistemas hidráulicos y prolongar la duración de los aceites.

Las amplias pruebas realizadas por el equipo europeo de pruebas de productos de SKF en Judenburg, Austria, permitieron comprobar que, con la Tecnología de doble separación (Double Separation Technology, DST) de SKF RecondOil, se podía prolongar la vida útil de los aceites hidráulicos disponibles en el mercado. El aceite hidráulico nanodepurado con el tratamiento con DST no solo puede prolongar su vida útil, sino ofrecer también una mejor lubricación.

Las pruebas internas demostraron los efectos positivos en el rendimiento de los sellos ante la fricción cuando el aceite hidráulico se había regenerado con el proceso de Tecnología de doble separación de SKF RecondOil. Estas pruebas revelaron una clara correlación entre menos fricción y aceite regenerado. Ello, a su vez, disminuye el desgaste de la maquinaria y el riesgo de contaminación cruzada, lo que prolonga la vida útil del aceite usado.

En esa labor de investigación, la vida útil del aceite hidráulico podía, como mínimo, duplicarse mediante el proceso de nanodepuración del tratamiento con DST. La prolongación de la vida útil de los lubricantes industriales al eliminar las nanopartículas del aceite y evitar que se oxiden significa un cambio paradigmático: el aceite ya no será un artículo de consumo sino un activo. El mismo aceite puede usarse una y otra vez. Un pequeño cambio en el aceite reporta unos resultados estratégicos significativos.

Reducción de la fricción con aceite hidráulico tratado con DST de SKF RecondOil.