Innovación ciclista desde Eslovenia

 

Related Articles

Resumen

Ekstundo fue fundada en diciembre de 2005 en Sežana, Eslovenia, por Boštjan Mahnič y Primož Gorjan, creadores de E-hub. Ekstundo es de propiedad privada, pero recibe financiación y apoyo logístico de la empresa eslovena H. F. Metaltrade d.o.o. y de otros socios. La empresa fabrica varios modelos de E-hub: seis para bicicletas de carretera y tres para bicicletas de montaña. 2009 es el primer año completo de producción y ventas para la empresa. Ekstundo da empleo a 23 personas, ocho de ellas en Sežana.
(Visite www.ekstundo.si, www.ehub.si.)

 

Dos ciclistas aficionados eslovenos se han convertido en empresarios, ofreciendo un novedoso buje de rueda trasera a los entusiastas del ciclismo de todo el mundo.

 

 

Todo empezó mientras los eslovenos Boštjan Mahnič y Primož Gorjan veían el Giro d’Italia en televisión. Lo que inventaron puede acabar cambiando los parámetros utilizados para medir el rendimiento en el ciclismo.

Mahnič y Gorjan se conocieron en Sežana, una pequeña ciudad cerca de la frontera eslovena con Italia, cerca de Trieste. Mahnič había estudiado ciencias económicas en la Universidad de Liubliana tras haber cursado, al igual que Gorjan, un bachillerato técnico. Como lo dos son entusiastas del ciclismo, quedaron una tarde a principios de 2005 para ver el Giro d‘Italia en televisión. Estudiando la forma en que los corredores se esforzaban por pedalear cuesta arriba, los dos jóvenes empezaron a especular sobre el punto muerto en el ciclismo, es decir, el punto del pedaleo en que una pierna se encuentra al final de su acción de empuje y la otra se está preparando para iniciarla. El punto muerto siempre ha sido un problema en este deporte. “Si pudiéramos reducir el punto muerto”, pensaron, “mejoraríamos significativamente el rendimiento de los corredores”.

Los dos amigos se dedicaron a buscar una respuesta comercialmente aceptable en los tres años siguientes. “Durante los ocho primeros meses, nos centramos en estudiar cómo vencer el punto muerto mecánicamente”, recuerda Gorjan. La solución que desarrollaron se basa en un sistema de suspensión dentro del buje de la rueda trasera, que separa la rotación de la parte central del buje en un eje de la rotación de la parte externa fijada por los radios a la llanta. Este diseño permite al ciclista empujar con más potencia durante los segmentos de trabajo de un ciclo de pedaleo, mientras una parte de la energía se almacena en el resorte del buje. Esta energía luego se libera durante los segmentos sin trabajo (los puntos muertos), ayudando al ciclista a superarlos antes y con menos esfuerzo. El resorte también suaviza las transiciones entre segmentos, disminuyendo el esfuerzo que soportan las piernas.

Los dos jóvenes llamaron a su creación E-hub (de Energy hub, buje de energía), y bautizaron su empresa como Ekstundo, que significa idea o innovación. Mahnič se convirtió en su director general y Gorjan en director de I+D. El diseño que patentaron consiste en 22 componentes de aluminio y acero (incluyendo cuatro rodamientos SKF), todos menos uno fabricados en la Unión Europea.

Los empresarios enfocaron el buje como un producto de gama alta y sólo querían componentes de alta calidad, sobre todo para los cuatro rodamientos de cada buje. Gorjan conocía a SKF por su trabajo anterior: “El rodamiento SKF fue el elegido desde el primer momento, porque los rodamientos son muy importantes en nuestro buje y deben dar un resultado excelente”. En las pruebas, los rodamientos de SKF duraron más que todos los de sus competidores.

Primero desarrollaron seis versiones del buje para bicicletas de carretera y tres versiones para bicicletas de montaña. “Después de hacer algunas pruebas preliminares con 20 ciclistas, nos dimos cuenta de que necesitábamos modelos distintos”, explica Tomaz Abraht, jefe de producción de Ekstundo. El resorte debe tensarse más, o menos, en función del peso, fuerza y nivel de experiencia del ciclista. Las bicicletas de montaña necesitan un resorte más duro y un buje apropiado para sus frenos de disco, en comparación con los frenos normales de las bicicletas de carretera.

A finales de 2005, E-hub había ganado medallas de oro por la innovación en ferias comerciales en Núremberg, Alemania, y Celje, Eslovenia. Los inventores encontraron financiación y apoyo logístico en una empresa eslovena, H. F. Metaltrade d.o.o., y cinco socios más. “Queríamos ir desarrollando nuestro propio negocio, no venderlo a una empresa grande”, dice Mahnič.

Entre marzo de 2006 y mayo de 2007, Ekstundo se centró en medir la eficiencia del E-hub a través de estudios independientes llevados a cabo en universidades en Eslovenia, Italia y Canadá. Los resultados mostraron que el E-hub incrementaba la potencia de pedaleo de un 7 a 10 por ciento, vencía el punto muerto, reducía el esfuerzo sobre los músculos y las rodillas y aumentaba la velocidad. Otras ventajas para el ciclista fueron una reducción de la frecuencia cardiaca, menos hiperventilación pulmonar y un menor contenido de ácido láctico en la sangre.

El primer prototipo pesaba demasiado para las bicicletas de carreras, así que los inventores trabajaron para reducir el peso hasta el actual: 650 gramos. En enero de 2008 recibieron luz verde de la Unión Ciclista Internacional (UCI) para comercializar su creación entre corredores profesionales. Fue un hito importante, ya que sin esta aprobación no podían contactar con ciclistas profesionales. “Habíamos empezado a vender nuestro buje a ciclistas aficionados mientras esperábamos el visto bueno de la UCI”, observa Gorjan. Mientras tanto, registraron patentes para su buje en 146 países.

Por fin, en mayo de 2008, iniciaron la comercialización agresiva del E-hub. Un equipo que utilizaba E-hub ganó la carrera Race Across America en junio de 2008. Ekstundo formó su propio equipo E-hub para competir en dicha carrera en junio de 2009, acabando segundo en la categoría de Parejas. Actualmente, la empresa vende sus productos en Eslovenia, Italia, Canadá, Bélgica, Austria, Alemania y España.

En diciembre de 2008 apareció un artículo sobre Ekstundo en una revista deportiva eslovena, acompañado por una foto en la cual se veían rodamientos con el logotipo de SKF. SKF Eslovenia vio el artículo y se puso en contacto con la empresa, abriendo nuevas oportunidades de colaboración. Hoy, Ekstundo está probando una nueva generación de rodamientos SKF, con excelentes resultados hasta el momento. Es probable que los E-hub terminen equipados con rodamientos híbridos SKF, porque las bolas cerámicas de estos rodamientos son más ligeras y resistentes, y generan menos fricción. Ekstundo también está trabajando en una carcasa de buje hecha de un material compuesto de carbono para reducir el peso respecto a la versión actual de aluminio.

La empresa previó vender 4000 bujes en 2009 y tiene el objetivo de llegar al 25 por ciento de las 100 000 bicicletas vendidas cada año para uso profesional. Puesto que E-hub también puede montarse en bicicletas de recreo, Mahnič y Gorjan ya están pensando en un mercado mucho mayor: mil millones de bicicletas al año en todo el mundo.


CICLISMO SOFISTICADO

Ekstundo probó varios tipos de rodamientos para determinar el equilibrio óptimo entre fricción baja, rigidez alta, peso bajo, larga vida útil y otros criterios. Además, el buje entero debía ser resistente a la intemperie y fácil de mantener.

El primer diseño utilizado por Ekstundo se basaba en rodamientos de bolas de contacto angular, pero pesaba demasiado. Por eso, continuaron el trabajo de desarrollo del buje con rodamientos rígidos de bolas, que fueron la solución definitiva. Se probaron varias marcas, pero los rodamientos de SKF fueron los mejores a la hora de cumplir las exigencias de diseño.

Actualmente, Ekstundo utiliza rodamientos rígidos de bolas obturados SKF estándar, pero está probando otros rodamientos de la oferta de SKF:

• Rodamientos con obturaciones de baja fricción.

• Los nuevos rodamientos rígidos de bolas energéticamente eficientes E2, con los que se reduce el momento de fricción un 30 por ciento como mínimo en comparación con los rodamientos estándar. Estos rodamientos se diseñaron inicialmente para motores eléctricos, pero un buje de bicicleta también requiere baja fricción, por lo que Ekstundo ya los está probando.

• Rodamientos híbridos, que llevan bolas cerámicas hechas de nitruro de silicio para rodamientos, en lugar de acero. Estos rodamientos tienen mayor capacidad de funcionamiento a alta velocidad y mayor vida útil que los de totalmente de acero. La densidad de las bolas cerámicas es sólo el 40 por ciento de las de acero, por lo que pesan menos y tienen menos inercia. Esto da como resultado una menor tensión en la jaula y menos fricción a velocidades altas, temperaturas de funcionamiento más bajas y mayor vida de la grasa. También funcionan mejor en condiciones de lubricación insuficiente.