gettyimages-183042156

Cavar hondo

Cuando se trata de subir minerales, y subir y bajar hombres y material por un pozo de mina, tres factores son cruciales: confiabilidad, seguridad y velocidad. En el centro de desarrollo de alta tecnología de la empresa checa INCO Engineering, estos factores se cumplen sin excepción.

Texto James Drake Fotos Getty Images, Vladimir Weiss

Lubricantes Minería, extración de petroleo y gas Fiabilidad Rodamientos de rodillos a rótula

Datos

INCO

• INCO Engineering es una empresa con sede en la República Checa, fundada en 1994. Como sucesora de la antigua empresa ČKD Praha, la historia de INCO se remonta a finales del siglo XIX.

• INCO diseña y fabrica equipos elevadores para aplicaciones mineras así como otros equipos especializados para la minería subterránea, como estaciones de carga y descarga.

• Cerca del 90% de la producción de INCO se vende en Rusia, pero la empresa también está entrando en otros mercados. Hay productos de INCO en Eslovaquia, Polonia, India y la República Checa. También hay proyectos en curso en China, Vietnam, Canadá, Eslovenia y Ucrania.

• INCO tiene unos 130 empleados y una cifra de facturación anual de casi 40 millones de euros.

www.inco-p.cz

Enlaces relacionados

INCO

Contacto de venta

Michal Stuchlik, Michal.Stuchlik@skf.com

“En la minería, el trabajo nunca para”, dice Antonín Jaroš, director ejecutivo y copropietario de INCO Engineering, una empresa de tecnología de transporte minero con sede en Praga.

Lo encontramos supervisando las pruebas finales de los equipos más recientes de INCO, dos enormes malacates destinados a la mina de oro más grande de la India, y le cuesta hacerse oír entre tanto ruido.

“Los retrasos deben reducirse al mínimo”, grita, mientras los motores eléctricos de los malacates se aceleran hasta la potencia máxima. “¡Pero sin accidentes!”.

Las dos máquinas gigantescas –un malacate de fricción con motor de CA de 1,3 MW y cuatro cables para el transporte de mineral y equipos, y un malacate de doble tambor con motor de CC de 2,4 MW y 5,8 metros de diámetro para el transporte de trabajadores– aplican principios mecánicos contrarios.

Los malacates de fricción o bien están montados en la superficie o directamente encima del pozo. Con la carga conectada a un extremo del medio elevador, este pasa sobre una polea. La fricción entre la polea y el medio elevador facilita el movimiento ascendente.

Con los malacates de tambor, el medio elevador se enrolla continuamente alrededor de un tambor montado al lado del pozo, y forma una o varias capas. Un castillete y unas poleas centran el medio elevador en el interior del compartimento del pozo.

“El contrato para los malacates, que se instalarán en uno de los pozos de mayor profundidad de la India (en la mina de oro Hutti en el estado de Karnataka, en India suroccidental), abarca el diseño, la producción, la entrega, el montaje in situ y la puesta en marcha”, explica Tomáš Nebáznivý, director de ventas de INCO para Asia.

Para Jaroš y su equipo, es un pedido típico. Se enorgullecen de ofrecer a sus clientes “una solución integral” donde INCO es el único interlocutor, siendo responsable exclusivo de la ejecución del contrato.

“Somos productor y gestor de proyecto a la vez”, explica Jaroš. De hecho, INCO terceriza el 35% de cualquier pedido a empresas como SKF, proveedor suyo desde hace 20 años. SKF no solo suministra rodamientos de rodillos a rótula con manguitos y soportes para los equipos sino también sistemas de lubricación para los rodamientos.

“También nos encargamos de la supervisión durante el montaje, ya que posicionar correctamente los rodamientos de gran tamaño sobre los manguitos cónicos es un factor crucial para la vida del rodamiento”, añade Michal Stuchlík, gerente del segmento de maquinaria pesada de SKF. “Fue un trabajo de especialistas, típico de la clase de encargo que nos pide el Sr. Jaroš”.

De constitución corpulenta y barba, Jaroš –con 74 años– ha dedicado su vida profesional a prepararse para su nuevo papel en la minería.

Durante la mayor parte de su carrera, ha escalado por la jerarquía de ČKD, un gran conglomerado checo de ingeniería. En su tiempo libre, durante su juventud, jugaba como enforcer en un conocido club de hockey sobre hielo.

Desde que fundó INCO en 1994 como sucesor de la división de equipos de minería de ČKD, su ímpetu en la pista de hockey le ha resultado útil para buscar clientes nuevos.

Históricamente, explica Jaroš, la mayor parte de la producción de ČKD estaba reservada para la ex Unión Soviética; incluso hoy, cerca del 90% de la producción de INCO se destina a Rusia. Pero la entrada de la empresa en mercados nuevos ha reducido su vulnerabilidad a las fluctuaciones de la economía rusa.

Hoy, los productos de INCO se encuentran en Ucrania y Polonia, e incluso en China y Vietnam (donde INCO se adjudicó un contrato de larga duración como proveedor exclusivo de equipos técnicos para todas las minas de carbón subterráneas del país).

Aparte de los malacates, INCO suministra otros equipos especializados para las minas subterráneas, por ejemplo, estaciones de carga, empujadores de vagones, ventiladores de pozos, sistemas de señalización, skips y jaulas. Otra actividad muy rentable de la empresa es la renovación de equipos anticuados.

Pero es el centro de desarrollo de alta tecnología de INCO que le ha permitido dar respuesta a las demandas del sector minero de capacidades y velocidades de elevación cada vez mayores.
Por ejemplo, INCO está preparando un proyecto para producir uno de los malacates más grandes del mundo, un malacate de fricción de 12 MW y ocho cables.

Otro producto en estudio es un inversor refrigerado por aire para motores síncronos que prácticamente no necesita mantenimiento.

Un accesorio popular es un sistema de control de la elevación. La interfaz gráfica de fácil uso del sistema permite el acceso remoto por Internet para facilitar el monitoreo, el diagnóstico y la identificación de problemas, muchas veces antes de que se manifiesten.

Quedan muy lejos aquellos tiempos duros y sucios del “paraíso del trabajador” donde el joven Jaroš comenzó como profesional. “La gente todavía piensa que la minería es sucia y primitiva pero, en realidad, es todo lo contrario”, dice. “La minería moderna es limpia y altamente tecnificada”.

Cualquiera que no lo vea así debería dedicarse a otra cosa, dice.

Antonín Jaroš, director ejecutivo y copropietario de la empresa checa INCO Engineering. Un malacate de doble tambor y 5,8 metros de diámetro en construcción en la planta de producción de INCO en Ostrava, República Checa. Un malacate de fricción de cuatro cables en construcción en la planta de producción de INCO.

Contenido relacionado