The sweet taste of success

El dulce sabor del éxito

Tras superar una devastadora crisis financiera en los años 90, la empresa azucarera filipina Victorias Milling Company ha resurgido y busca formas de mejorar su sostenibilidad y rentabilidad.

Datos

VMC

País: Filipinas

Año de creación: 1919

Actividad: Azúcar refinado y sin refinar

Cuota de mercado: 32 por ciento azúcar refinado, 13 por ciento azúcar sin refinar

Capacidad de producción: 15.000 toneladas de azúcar sin refinar al día

www.victoriasmilling.com

Enlaces relacionados

VMC

SKF Condition Monitoring

SKF Lubricants

Contacto de venta

Arnolfo Moncada, Arnolfo.Moncada@skf.com

La carretera hacia Victorias Milling Company (VMC) en la isla filipina de Negros Occidental es un ir y venir continuo de grandes camiones cargados de caña de azúcar. Con su fértil tierra volcánica y clima tropical, la isla es un lugar apropiado para la producción de azúcar; aquí se encuentran 16 de las 32 fábricas azucareras del país. En el aeropuerto internacional de la ciudad vecina de Bacolod, una valla publicitaria da la bienvenida a los visitantes al “azucarero de las Filipinas.”

VMC, el mayor productor de azúcar refinado del país, fue uno de los primeros en instalarse en esta isla, en 1919.

En 1997, la empresa entró en crisis y se suspendió la cotización de sus acciones. Pasó por un programa de saneamiento y se firmó un convenio de reestructuración de su deuda en el año 2000. A pesar de estas vicisitudes, al concluirse el año 2012, la empresa ya era el mayor productor de azúcar refinado de Filipinas. Según Arcadio “Boy” Lozada, vicepresidente de fabricación, la intención es que VMC esté totalmente libre de deuda en 2018. “Sin embargo, en enero de 2013, adelantamos 1.000 millones de pesos filipinos (18,6 millones de euros), reduciendo significativamente nuestros compromisos financieros”, dice. “Nuestro futuro se va despejando”.

En 2012, la isla fue barrida por dos tifones, que afortunadamente causaron escasos daños. “La producción de azúcar es una actividad apasionante, y hay que mantenerse despierto”, dice Lozada. La meteorología, además de los equipos y la colaboración de los cultivadores de caña de azúcar, influye decisivamente en la productividad de la azucarera.

Aunque VMC todavía se encuentra en proceso de recuperación, ha tomado algunas medidas importantes para incrementar su sostenibilidad. Por ejemplo, el bagazo, la fibra que queda después de procesar la caña de azúcar, se utiliza como combustible en la caldera de la azucarera, con tan buen resultado que no hace falta ningún otro combustible.

Además, VMC recicla su agua. Anne Tiongco, directora de comunicación corporativa de VMC, explica que las azucareras son tradicionalmente grandes consumidoras de agua. “Reciclar el agua minimiza nuestra dependencia de los ríos”, dice. “También hemos invertido en una planta depuradora de aguas residuales. Hacemos pasar el agua usada por 15 lagunas para enfriarla y depurarla antes de devolverla al río, para evitar la contaminación de ecosistemas. También tenemos un precipitador electrostático, que reduce la producción de humo negro [con alto contenido de partículas]”.

En 2015, la industria azucarera filipina deberá enfrentarse a un gran reto. El arancel sobre la importación de azúcar bajará del 18 al 5 por ciento, lo que obligará a las azucareras a competir con el azúcar extranjero subvencionado. Existen mercados alternativos para los productos de las azucareras o derivados. Los productores de azúcar se están orientando cada vez más hacia la producción de etanol a partir de la caña de azúcar y utilizan melaza para producir plásticos biodegradables.

Lozada dice que antes trabajaba en una azucarera donde se cambiaban los rodamientos religiosamente cada año. “Cuando les pregunté: ‘¿Cómo saben que hace falta cambiar ese rodamiento en concreto?’, me contestaron que era una práctica habitual. Así que empezamos a realizar la monitorización del estado con SKF y, sorprendentemente, en cinco años, no fue necesario cambiar los rodamientos de la caja de engranajes principal”.

Mantenerse en la cima no es fácil, y trabajar 24 horas al día pasa factura, tanto al personal como a las máquinas, dice Lozada. Pero VMC puede presumir de ser más productiva, con temporadas de producción más largas y un mayor rendimiento de la caña que sus competidores. “Nos vienen cultivadores desde lejos para ofrecer su caña a VMC, porque saben que sacarán más rendimiento de sus cultivos”, dice Tiongco.

 

Productos y soluciones SKF en VMC

  • Rodamientos de rodillos a rótula obturados
  • Soportes de pie partidos
  • Se implantará un GMAO (sistema de gestión del mantenimiento asistida por ordenador) en el segundo semestre de 2013
  • Cadena de ingeniería de transmisión para la principal cadena transportadora de caña
  • Sistemas centralizados de lubricación
  • Sistemas SKF Microlog portátiles de monitorización de estado FFT analizadores de vibraciones
  • Herramientas e instrumentos de mantenimiento.

 

SKF y VMC
La producción de azúcar es un segmento de negocio clave para SKF Filipinas. SKF colabora con Victorias Milling Company (VMC) desde hace 30 años.

“Si VMC introduce una mejora técnica, otras azucareras quieren hacer lo mismo”, dice Arnolfo Moncada, responsable de sistemas y proyectos de fiabilidad en SKF Filipinas.

VMC utiliza unas 700 máquinas rotativas, por lo que hay mucho potencial para productos de SKF. Los rodamientos de rodillos y los soportes son sólo la parte visible de la oferta global de SKF a VMC. La formación, herramientas, lubricantes, así como la monitorización fiable del estado, también contribuyen al éxito de VMC.

Lo explica Anne Tiongco, de VMC: “Gracias a los programas de mantenimiento de SKF hemos reducido el desgaste de nuestras máquinas. Para nuestra productividad, es fundamental que las piezas no fallen y provoquen paradas en la producción. La formación impartida por SKF a nuestro personal es importante. Es una parte esencial de nuestra colaboración”.

SKF Microlog es una marca registrada del Grupo SKF.

 

Contenido relacionado