SolFocus

Seguidores solares

La empresa californiana SolFocus genera energía renovable con paneles solares sofisticados y fiables.

Texto Steffan Heuer
Fotos Jeff Singer, SolFocus

Suministro de electricidad, gas y agua Movimiento linear Lubricantes Sellos

Datos

SKF y la energía solar
Desde que decidió ampliar su cartera de productos para energías renovables en 2008, SKF ha desarrollado un actuador lineal solar que asegura un seguimiento preciso y fiable del sol durante 20 años. SolFocus es el primer cliente que incorpora la unidad en sus paneles CPV. El actuador CASD-60 integra un husillo lineal con caja de engranajes, motor, rodamientos, lubricante, retenes, interruptores de fin de carrera, sensores hall y una placa de circuitos. Está protegido por una carcasa sellada que asegura un rendimiento óptimo incluso en condiciones extremas, incluyendo vientos superiores a los 160 km/h. Listo para usar, el sistema puede instalarse rápidamente y evita la producción para cambiar piezas o relubricar. Para solucionar todas las necesidades de clientes como SolFocus, SKF ofrecerá otros sistemas mecánicos para paneles CPV como el accionamiento rotativo.

Contacto de venta

Mahdi Sebti, Mahdi.Sebti@skf.com

La esencia de una tecnología solar puntera está en pequeños movimientos bien hechos. Es el caso de los paneles fotovoltaicos de concentración (CPV por las siglas en inglés) desarrolladas por SolFocus. Con sede en San José, en el corazón del Silicon Valley, la empresa construye paneles rectangulares de celdas solares, cada una de las cuales contiene un chip del tamaño de una uña. Los rayos del sol rebotan sobre un espejo primario en la parte inferior de cada celda, se concentran en un espejo secundario más pequeño y son lanzados hacia un sistema óptico de un centímetro cuadrado ubicado en el centro de cada celda.

Este diseño permite a SolFocus concentrar la luz solar hasta 650 veces su potencia inicial y generar energía renovable con el doble de eficiencia que un panel fotovoltaico convencional instalado en el tejado. Sin embargo, como señala Steffen Jensen, director de Ingeniería de Sistemas de SolFocus: “Con un sistema CPV solo cubres una pequeña parte del cielo. Por lo tanto, el sistema debe poder seguir al sol desde que sale hasta que se pone”.

Ese es el trabajo de los actuadores, que cambian continuamente la posición de los paneles, inclinándolos hacia arriba o hacia abajo, hacia la izquierda o hacia la derecha. Como un ballet robótico, cada panel CPV es dirigido por un accionamiento lineal y rotativo que lo mantiene orientado hacia los rayos del sol con una precisión de ±0,1 grados. Frente a los paneles fotovoltaicos convencionales, que no necesitan seguir la trayectoria del sol y mantienen una eficiencia óptima con un margen más amplio (1-3 grados) de precisión de puntería, los paneles CPV ofrecen una eficiencia muy superior por panel (29 por ciento) con una huella relativamente más pequeña.

SolFocus está considerada una empresa líder en el campo de la CPV. Fundada en 2005, lanzó sus primeros prototipos en enero de 2006 y sus paneles van ya por la tercera generación. Los modelos más recientes se componen de grupos de 4×9 celdas solares en cada panel. Hasta la fecha la empresa ha recaudado 161 millones de dólares en capital de riesgo y ha conseguido una subvención de 2,2 millones de dólares del Departamento de Energía estadounidense. Ello demuestra la apuesta de los expertos en energía por una tecnología, la CPV, que canaliza la energía del sol con una milésima parte del material de las celdas solares utilizado en los paneles fotovoltaicos tradicionales. Además, el 97% del vidrio y aluminio utilizado en los paneles de SolFocus es reciclable.

Al tratarse de un sistema modular, la capacidad de los parques CPV va desde algunos cientos de kilovatios hasta más de 50 megavatios. Hay sistemas de SolFocus instalados en 13 países alrededor del mundo, desde los Estados Unidos (la isla hawaiana de Kona, California y Colorado) y Creta hasta Arabia Saudita, Malasia y el Outback australiano.

“Es en los lugares calurosos, secos y con muchas horas de insolación donde la tecnología CPV supera a las demás”, dice Jensen. La mayoría de los sistemas CPV se encuentran en emplazamientos remotos que dificultan mucho el mantenimiento regular, lo que obliga a enviar a un técnico para asegurar que las oscilaciones extremas de la temperatura, los fuertes vientos y las corrosivas brisas marinas o las partículas de polvo no han dañado los componentes mecánicos. Las desalineaciones provocadas por un seguimiento defectuoso o, peor aún, los paros para reparar el sistema mecánico pueden ser costosos.

SKF suministra a la empresa un actuador lineal diseñado a medida que regula constantemente el concentrador para que siga la trayectoria del sol. El actuador está lubricado, sellado y montado de por vida, lo que garantiza su fiabilidad. “Elegimos el actuador de SKF porque es fácil de instalar, fiable, robusto incluso con fuertes vientos y, lo más importante, libre de mantenimiento durante 20 años”, dice Jensen. “SKF aportó los conocimientos que nos permitieron diseñar y construir un producto mejor en menos tiempo”. Actualmente, SolFocus está probando un total de 15 unidades equipadas con el nuevo actuador lineal de SKF en entornos interiores y exteriores, con otras 30-40 unidades en camino.

Robert Legendre, presidente y director general de SolFocus, ve el trabajo de desarrollo en el nuevo actuador lineal como el inicio de una colaboración estratégica. “Al sector de la energía solar le cuesta mantener precios competitivos”, explica. “La tecnología CPV puede competir en fiabilidad pero tenemos que bajar los costes. Tener un sistema libre de mantenimiento impacta en toda nuestra cadena de valor. Por ello, tenemos mucho interés en trabajar con SKF para integrar otras soluciones en nuestros productos”.

 

Contenido relacionado