Tecnología digital

En la nube

Los recursos de informática en la nube han transformado muchos sectores de forma radical. Tras un inicio lento, los fabricantes globales empiezan a analizar las ventajas y desventajas de este tipo de servicios.

Related Articles

Datos

El lugar de SKF en la nube
SKF aprovecha al máximo las oportunidades que brinda la nube. Desde 2012, los Centros Diagnósticos Remotos que la empresa tiene dispuestos alrededor del mundo se encuentran conectados por un solo sistema basado en la nube. Este sistema aúna soluciones informáticas globales y permite acceder a todos los datos referentes a las aplicaciones.

Según Erwin Weis, Gerente Global de SKF Asset Diagnostic Services, la solución basada en la nube permite realizar un seguimiento diagnóstico en millones de máquinas. “Ya tenemos medio millón de máquinas en la nube”, dice. “Los conocimientos compartidos nos permiten atender mejor a nuestros clientes. Además, nuestro software y nuestros servicios en la nube proporcionan a nuestros clientes informes regulares y un acceso permanente a un cuadro diagnóstico fácil de entender”.

Los servicios diagnósticos de SKF son especialmente adecuados para aplicaciones en energía eólica, transporte marítimo, minería, papel y metal, y también en otros sectores que utilizan la monitorización de estado.

Enlaces relacionados

Gartner
SAP
Imperia & Monferrina
Trunki
SKF Asset Diagnostic Services

El mundo entero se mueve en la nube, desde los usuarios de smartphones que guardan en ella fotos y música hasta las multinacionales que la utilizan para cerrar operaciones billonarias. En los diez últimos años, los recursos informáticos remotos en la nube han revolucionado la manera en la que vivimos y trabajamos. Las cifras presentadas por el grupo de investigación Gartner auguraban que el mercado total de servicios informáticos públicos pasaría de los 111.000 millones de dólares (82.000 millones de euros) en 2012 a los 131.000 millones de dólares (96.000 millones de euros) en 2013.

Pero como dice Sven Denecken, Vicepresidente de Estrategias para la Nube del gigante alemán de software SAP, el sector industrial está “algo rezagado”. Los fabricantes recurren cada vez más a la nube, pero en áreas concretas, como recursos humanos, interacción con el cliente y compras.

Menos extendido es su uso en los sistemas clásicos de apoyo a la producción, ya que las soluciones en la nube suelen abarcar el espectro más amplio posible de clientes y, a veces, no tienen el grado de personalización que precisan los fabricantes. “A menudo los procesos de producción están muy adaptados a las necesidades específicas del cliente”, dice Denecken.

Sin embargo, las ventajas pueden ser sustanciales. Quizás la más importante sea su rápida implantación, tanto para construir una planta nueva en el extranjero como para juntar dos entidades de fabricación previamente separadas.

Ése fue el caso de Imperia, un fabricante italiano de máquinas de pasta y pequeños electrodomésticos para la cocina. La fusión con su competidor Monferrina en 2010 supuso abrir un periodo de adaptación de tres meses para adoptar una infraestructura y un software ERP (planificación de recursos empresariales) comunes. Tras elegir eBusiness Suite 11 de Oracle como paquete ERP, la nueva empresa –Imperia & Monferrina– optó por implantarlo en el servicio EC2 de Amazon Web Services.

Según su Consejero Delegado, Enrico Ancona, el uso de la nube permitió a las empresas fusionadas cumplir el plazo, redujo los gastos de capital a la mitad y los gastos de explotación en un 15%. “Antes de iniciar el proyecto, éramos escépticos; pero después de alcanzar nuestra meta y lograr resultados excelentes en muy poco tiempo, quedamos asombrados por la efectividad y la simplicidad de la solución,” dice Ancona.

Otro que también supo aprovechar las ventajas que ofrece este servicio fue el fabricante británico de maletas y mochilas para niños Trunki, una empresa mayorista, distribuidora y minorista (con venta directa por Internet) que, además, tiene una planta de producción propia en el Reino Unido y subcontrata más instalaciones en China.

Trunki ha crecido rápidamente desde sus inicios en 2006, con unos ingresos estimados de 11,6 millones de euros en 2013. En 2011, su ERP ya no daba abasto, y en enero de 2012 la empresa decidió trasladar las funciones de compraventa a la nube con una suite de NetSuite.

“Ahora lo llevamos todo con NetSuite almacenes y existencias, gestión de la relación con el cliente, planificación y previsión de la demanda”, dice Philip Bagnall, Director de Operaciones de Trunki.

Uno de los aspectos que más preocupa a los fabricantes es la fiabilidad. ¿Son los recursos guardados fuera de la empresa tan accesibles como los disponibles físicamente en sus instalaciones?

Bagnall dice que le preocupa más mantener la conexión de la empresa con Internet que la continuidad de la conexión con la nube. “Me permite prescindir de un servidor”, dice. “En el peor de los casos, la gente puede trabajar desde casa”.

Imperia & Monferrina nunca ha tenido problemas de conexión. Según Ancona, su sistema está conectado el 99,95% del tiempo. Denecken, de SAP, afirma que la fiabilidad demostrada de muchos proveedores ha disipado los temores relativos a la seguridad, y que crece el nivel de aceptación. “En el último año hemos visto un crecimiento excepcional incluso en regiones como China y Europa central”, dice.

¿Qué depara el futuro? Uno de los motores del creciente uso de la nube entre los fabricantes es su capacidad de agilizar las cadenas de suministro.

En Trunki, Bagnall opina que la nube se adapta bien a los planes a largo plazo de la empresa para racionalizar sus cadenas de suministro e integrarse más con sus clientes, incluyendo un enlace con sus sistemas de intercambio electrónico de datos.

Denecken afirma que uno de los impulsos para el crecimiento de la informática en la nube en el sector industrial estriba en su capacidad para ofrecer una solución colaborativa para los problemas logísticos a través del intercambio de información.

“Una solución en la nube crea una plataforma común donde se encuentran diferentes socios comerciales y logísticos”, dice Denecken. “Y cuanto más crece el número de socios en la nube, más se multiplican los beneficios”.