Robots para extraer petróleo

Robots para extraer petróleo

La empresa noruega de robótica Robotic Drilling Systems A/S está transformando la extracción de petróleo gracias al uso de robots que pueden sustituir a los seres humanos en las tareas más peligrosas y al mismo tiempo lograr enormes ahorros de costos.

Texto Alexander Farnsworth
Foto RDS, Alexander Farnsworth

Minería, extración de petroleo y gas

La presencia de robots en la industria se ha generalizado. Pero el sector de petróleo y gas, con su flujo continuo de beneficios, los ha incorporado con un retraso notable. Tras una década de desarrollo, Robotic Drilling Systems A/S, una pequeña empresa de 30 personas dedicada a la I+D y la robótica con sede en Sandnes, Noruega, amplía su oferta con cuatro robots eléctricos de alta precisión para automatizar las tareas más difíciles, realizadas tradicionalmente por seres humanos en la peligrosa “zona roja” de las plataformas de petróleo. La industria, que quiere mantener su rentabilidad a pesar de la caída del precio del petróleo, sigue de cerca la evolución del proyecto.

Con las operaciones robóticas en la base de perforación, el futuro ya está aquí.
Jimmy Bostrøm, director general, RDS

Robotic Drilling Systems (RDS), con sede cerca de Stavanger, capital noruega del petróleo, está trabajando duro para llenar este vacío tecnológico. En la última década, RDS (antiguamente Seabed Rig) ha desarrollado y perfeccionado cuatro robots industriales gracias a los cuales la perforación de pozos petroleros es más rápida, más inteligente, más segura y más rentable. Precisos y veloces, los robots de RDS se caracterizan por un alto grado de control autónomo. Incluyen un manipulador de tubos robótico, un robot para la base de perforación, un cuñero eléctrico y un elevador de múltiples tamaños. Estos equipos se combinan para manejar los tubos y otros elementos de la columna de perforación, y se colocan en la posición correcta con el par adecuado.

Una oferta completa

Robotic Drilling Systems A/S colabora estrechamente con SKF Noruega desde 2014. La colaboración empezó con el desarrollo de un actuador especial de alta potencia para el cuñero eléctrico robótico de RDS. Este robot aplica el par a los empalmes de las tuberías, una tarea que previamente corría a cargo de seres humanos. Debe ejecutarse en un espacio muy limitado y el personal técnico de SKF ideó una solución apropiada.

“También suministramos varios productos estándares de SKF, incluidos rodamientos y accesorios, pero también sistemas de lubricación”, explica Morten Nilsen, gerente de cuentas clave de SKF ­Noruega para el mercado industrial.

Jimmy Bostrøm

Jimmy Bostrøm, director general de RDS

“Majestuoso, ¿verdad?”, pregunta Jimmy Bostrøm, director general de RDS. De pie al lado del RPH 3 500, el manipulador de tubos robótico de la empresa, un artilugio de acero que podría pasar perfectamente por una atracción de un parque de diversiones, muestra cómo la máquina voltea sin esfuerzo un tubo de posición vertical a horizontal.

“En un brazo de 3 metros que levanta más de 3,5 toneladas, la precisión es de +/- 1 milímetro. No conozco ningún otro sistema robótico en el mercado que sea capaz de manejar tubos con tanta precisión.

“Incluso hoy, los tubos que se utilizan para perforar la corteza terrestre y extraer petróleo y gas son manipulados manualmente por un tipo especial de trabajadores petroleros que en inglés se conocen como roughnecks” (cuya traducción literal sería “cuellos duros”), explica Bostrøm. “Es un entorno hostil, sucio, húmedo y peligroso, y la profesión no ha evolucionado mucho a lo largo de los años. Pero con las operaciones robóticas en la base de perforación, el futuro ya está aquí”.

Robotic Drilling Systems

Robotic Drilling Systems A/S, o RDS, con sede en Sandnes, Noruega, utiliza tecnología robótica para ejecutar operaciones sin ninguna participación de seres humanos en la base de perforación de las plataformas de petróleo.

Fue constituida en 2003 como Seabed Rig, pero poco después detectó que existía una necesidad más urgente de sistemas robóticos en tierra y en las plataformas petroleras.

RDS recibe financiación del Consejo de Investigación de Noruega, Shell, ConocoPhillips, Total, ENI e Innovasjon Norge. Actualmente, funcionan dos instalaciones robóticas comerciales. En agosto de 2017, los principales accionistas de RDS llegaron a un acuerdo para vender el 100% de las acciones de RDS a Nabors Industries.

‘Zona roja’ de las plataformas de petróleo

Los robots eléctricos de RDS pueden automatizar las tareas más difíciles, realizadas tradicionalmente por seres humanos en la peligrosa ‘zona roja’ de las plataformas de petróleo.

RDS no para de cosechar elogios en los medios noruegos. Por ejemplo, el diario noruego Dagens Næringsliv afirma que el nuevo robot de perforación de RDS puede ayudar a las empresas petroleras a mejorar su rentabilidad ante la baja de los precios globales del petróleo, que actualmente se sitúan en 50 dólares por barril, la mitad de lo que valía hacía unos pocos años.

“Para ganar en este entorno, es necesario reducir los costos de explotación y optimizar la eficiencia”, afirma Bostrøm, haciéndose eco de una opinión compartida por muchos sectores.

Un robot para base de perforación

Un robot para base de perforación de RDS trabajando en una plataforma petrolífera.

La Nueva era de la automatización, un libro blanco del Foro Económico Mundial publicado en marzo de 2017, explica que los sistemas de perforación robóticos de RDS pueden ahorrar hasta 40 días al año por plataforma. El costo de explotar una plataforma de perforación offshore típica puede llegar fácilmente a los 500 000 dólares diarios, por lo que representa un ahorro sustancial.

Gracias a su tecnología avanzada y al apoyo de la industria, RDS empieza a cosechar los primeros beneficios comerciales de su I+D. En mayo de 2016, vendió el primer manipulador de tubos robótico a un cliente para una plataforma fuera de Europa. Y vendió otro a Odfjell Drilling en octubre de 2016.
 

Contacto de venta

evolution@skf.com

“Nuestra tecnología tiene una eficacia probada”, dice Bostrøm. “Nuestro negocio está viviendo momentos apasionantes. No solo podemos ofrecer un producto que funciona, sino también el retorno de la inversión en uno o dos años. Teniendo en cuenta la situación actual del mercado, se trata de un ahorro importante para las empresas de perforación. Tampoco sería problemático aumentar la producción para satisfacer la demanda, puesto que solo trabajamos con los mejores proveedores, que garantizan una alta capacidad de entrega. Dentro de unos años, nuestro objetivo es poder entregar 50 robots al año a nuestros clientes”.

Contenido relacionado