maruti01_evo213

Cómo hacerse grande con lo pequeño

Tras dominar el mercado indio de automóviles compactos durante más de 20 años, Maruti Suzuki es hoy el mayor productor del país.  

Texto Anna Albien
Foto Cheng Kwok-Keung & Maruti Suzuki

Automoción Diseño Unidades de cubo de rueda

Enlaces relacionados

Maruti Suzuki

Contacto de venta

Chetan Lagu, Chetan.Lagu@skf.com

Cuando salió de la cadena de producción el primer Maruti Suzuki 800 en la India, en 1983, dio comienzo una revolución automovilística. Durante los años 70, poseer un automóvil en la India era un lujo al alcance de pocos y las restricciones gubernamentales sobre la producción habían frenado el crecimiento del sector. Sin embargo, en los 80 los fabricantes japoneses entraron en el mercado e iniciaron la producción local, muchas veces en colaboración con empresas indias. El sector automovilístico despegaba, con Maruti Suzuki (en aquel entonces Maruti Udyog Limited, una ‘joint venture’ entre la empresa india Maruti y la japonesa Suzuki Motors) a la cabeza.

“El Grupo Suzuki destaca en automóviles pequeños”, dice Sudam Maitra, director de la cadena de suministro de Maruti Suzuki India. “Cuando empezaron en la India, el gobierno indio tenía la visión de fabricar automóviles pequeños asequibles para la gente corriente. Por eso se les invitó a instalarse”.

A principios de los años 90, la producción automovilística se aceleró a raíz de la liberalización económica del país y, en los últimos 20 años, la India ha pasado de un parque de 20.000 automóviles a más de 3 millones. Más del 70% de ese parque corresponde al segmento de los automóviles pequeños o compactos, donde Maruti Suzuki sigue dominando, a pesar de la creciente presión de competidores nacionales e internacionales. Es el único fabricante indio de automóviles que ha vendido más de 10 millones de unidades desde su fundación. En los últimos años, como muchos de sus competidores, Maruti ha empezado a ofrecer modelos más grandes con más prestaciones, como el Grand Vitara, el Kizashi y su último lanzamiento, el Ertiga. Pero los modelos compactos de la empresa, Alto y Swift, encabezan los rankings de ventas de automóviles en la India y el Alto es también uno de los modelos compactos más vendidos en todo el mundo.

El sector indio de la automoción ha crecido a buen ritmo desde el año 2000 gracias al rápido crecimiento económico del país. En 2005, 50 millones de personas pertenecían a la clase media. En 2009, la India ya era el cuarto exportador de automóviles del continente asiático, y en 2011 se había situado por delante de Brasil como sexto productor de automóviles del mundo.

“Cuando empezamos a fabricar en la India, lo único que se pedía a un automóvil era que fuera funcional”, dice Maitra. “Debía tener espacio suficiente para toda la familia porque era su único vehículo. Pero hoy, con la entrada de las grandes multinacionales, las cosas han cambiado. Como los automóviles extranjeros tienen tantas prestaciones, la gente se fija cada vez más en ellas”.

Después de más de 10 años de intenso crecimiento, la industria india de la automoción se ha topado recientemente con algunos obstáculos serios: la crisis económica global, la desaceleración macroeconómica, los altos tipos de interés y el encarecimiento de los combustibles han debilitado al sector.

Una de las estrategias clave de Maruti Suzuki para superar estos retos ha sido centrarse en la India rural, donde uno de cada tres automóviles vendidos es de dicha marca. En octubre de 2012, la empresa lanzó el Alto 800, una versión actualizada de su modelo insignia. Según informó recientemente el Economic Times, Maruti Suzuki planea duplicar sus puntos de venta en la India rural durante los dos próximos años, definiendo como “rural” todo lo que esté fuera de las 40 ciudades más importantes de la India. La empresa se centra en lo que llama “clústers” de compradores potenciales, como los cultivadores de manzanas en el estado de Himachal Pradesh, al norte del país. Maruti Suzuki cree que las regiones rurales de la India generarán casi la mitad de sus ventas anuales en 2015–2016. Aunque la empresa ha detectado un interés creciente por sus automóviles de gama alta, incluso en las zonas rurales, la demanda de modelos compactos persiste y el lanzamiento del Alto 800 da fe de la fidelidad de Maruti Suzuki a sus raíces como productor de automóviles pequeños.


Desarrollo local

En 2009, Maruti Suzuki empezó a trabajar en las plataformas para el Alto y el Swift, que iban a suponer el 70% de la producción total de la empresa. SKF suministró a Maruti Suzuki las unidades de cubo, la HBU-1 de valor optimizado, lanzada en 2010 y desarrollada específicamente para automóviles compactos.

“El lanzamiento de la nueva HBU-1 para las nuevas plataformas del Alto y Swift transformó nuestra posición en Maruti”, recuerda Chetan Lagu, director de ventas de SKF India. “Cambió nuestra relación de trabajo; pasamos de ser un actor marginal a ser un proveedor imprescindible de rodamientos. También abrió otras puertas para nosotros, de cara a las nuevas plataformas que se están introduciendo actualmente”.

En 2012, SKF inauguró su nuevo Centro Técnico Global (GTCI) en Bangalore para potenciar la innovación local. Maruti Suzuki valoró muy positivamente esta iniciativa. Como recuerda Sunil Kakkar, vicepresidente de la cadena de suministro de Maruti Suzuki: “Hace poco, el presidente de la Suzuki Motor Corporation visitó la India y dijo que gran parte de la I+D se centraría en Maruti Suzuki India. Eso significa que el diseño de nuestros vehículos debe realizarse en la India. Y puesto que la ingeniería también se desarrollará en la India, necesitamos proveedores compatibles que también tengan aquí instalaciones propias de I+D. El hecho de que SKF haya inaugurado su centro de I+D aquí es un paso muy importante.”

 

Contenido relacionado