Industria

Algo para todos

Italia acaba de celebrar su 150 aniversario como país unificado. SKF participó con una nueva exposición en el Museo Nacional del Automóvil en Turín.

Related Articles

Enlaces relacionados

Museo Nazionale dell’Automobile

Italia tiene una larga historia. Roma, su capital, ofrece lugares tan históricos como el Coliseo, el Foro Romano o el Panteón. 

Pero, a pesar de tener tanta historia, Italia es relativamente joven como nación. Durante gran parte de su historia post romana, estuvo fragmentada, dividida en reinos y ciudades estado. Pero en 1861, después de un período tumultuoso conocido como el Resurgimiento , el país fue unificado bajo la Casa de Saboya, formando una sola nación, el Reino de Italia, con el Rey Víctor Manuel II a su cabeza. El nuevo país englobaba toda la península italiana.

Turín fue la capital del estado recién formado. Después, en 1865, se trasladó a Florencia. En 1870, durante la Guerra Franco-Prusiana, Francia abandonó sus posiciones en Roma. Así, la Casa de Saboya pudo hacerse con el control del estado papal (la ciudad estado del Vaticano) en Roma, poniendo punto final a la unificación de Italia. Poco después, la capital de Italia se trasladó a Roma.

A lo largo de 2011 los italianos han celebrado el 150 aniversario de la unificación y SKF participó en la celebración. Cuando se decidió renovar el Museo Nacional del Automóvil de Turín, el museo pidió a SKF que preparara una exhibición en la que se describiera el presente y futuro del automóvil, siguiendo la filosofía del museo.

Con una pantalla LCD plana y cuatro pantallas táctiles SKF muestra componentes ocultos de un vehículo que son vitales para su funcionamiento y evolución.

Es lógico que la industria italiana del automóvil sea el centro de este proyecto por el aniversario. A lo largo de los años, los fabricantes italianos de automóviles han creado vehículos para todos los estratos de la población italiana, desde los Fiat producidos en serie que han permitido viajar a millones de personas hasta los Ferrari y Maserati de lujo que, aunque nutren los sueños de millones, sólo están al alcance de unos pocos privilegiados. La industria automovilística es parte inseparable de la Italia moderna y ofrece algo para todos.