Sustainability

El reacondicionamiento de rodamientos reduce costos y emisiones de CO2

El reacondicionamiento de rodamientos desempeña un papel esencial en la industria ferroviaria mundial. Sus beneficios son muchos: paradas más cortas, mayor rapidez en las revisiones, reducción de los costos de mantenimiento y ventajas para el medioambiente.

Contenido relacionado

Los operadores ferroviarios buscan soluciones sostenibles para la explotación, mantenimiento y reparación de sus máquinas. El reacondicionamiento de rodamientos puede ofrecer un enfoque más ecológico, a la vez que aporta beneficios importantes, por ejemplo, un costo total de propiedad más bajo al reducir los costos de mantenimiento, mejoras en la seguridad y la confiabilidad operativas, y una eficiencia energética superior.

En el mundo ferroviario, es importante acortar los tiempos de respuesta y revisión para optimizar la productividad del material rodante. También interesa reducir las tasas de desecho para bajar los costos.

¿Por qué reacondicionar?

El costo de un rodamiento reacondicionado es muy inferior al de un rodamiento nuevo. Además, consume menos energía, requiere menos recursos y produce menos residuos que un rodamiento nuevo. Reacondicionar un rodamiento para aplicaciones ferroviarias ahorra más de la mitad del costo de un rodamiento nuevo. Además, reduce sustancialmente las emisiones de CO2: un 85%.

Soluciones a medida

“SKF ha creado una red global de 20 centros de servicios ferroviarios en los que se reacondicionan alrededor de 220 000 rodamientos de ejes al año”, afirma Alfredo Monetti, gerente de la línea de productos de reacondicionamiento ferroviario y gerente de desarrollo de negocios. “Para estar lo más cerca posible de nuestros clientes, SKF cuenta con una amplia presencia, con cinco centros en América, siete en Europa, uno en África y siete en Asia-Pacífico”. Los volúmenes gestionados varían considerablemente; los centros pequeños reacondicionan unos 1000 rodamientos al año y los grandes llegan a reacondicionar hasta 100 000 unidades. Sea cual sea la demanda, el trabajo se lleva a cabo con el mismo nivel de calidad.

La digitalización de procesos es fundamental como base para mejoras futuras

Alfredo Monetti, gerente de la línea de productos de reacondicionamiento ferroviario y gerente de desarrollo de negocios de SKF

SKF ofrece sistemas de sellado de sustitución, con piezas nuevas y componentes actualizados. De este modo, el rendimiento global del rodamiento siempre corresponde a la última actualización del diseño. “Además, SKF puede ofrecer modelos de servicio con reposición íntegra, en los que los rodamientos dañados desechados se sustituyen por rodamientos nuevos para devolver al cliente la misma cantidad de unidades recibidas por el centro de servicios ferroviarios”, explica Monetti.

SKF aplica las mismas normas, garantías de calidad, conocimientos y competencias que en la fabricación de rodamientos nuevos. Estos centros han acumulado una gran competencia en el análisis de los daños de rodamientos, que se combinan con procesos de reacondicionamiento cuidadosamente planificados y adaptados a cada aplicación. Al comprender las condiciones en las que debe trabajar el rodamiento, el proceso de reacondicionamiento también puede incluir mejoras de la lubricación, soluciones de sellado más efectivas y revestimientos mejorados. El rodamiento de eje reacondicionado también puede incorporar tecnología de monitoreo y detección, que permite alargar aún más su vida útil.

Antes de comenzar cualquier trabajo, SKF comunica claramente al cliente el alcance y el costo del reacondicionamiento, y el ahorro potencial respecto de la compra de un rodamiento nuevo.

Centro de reacondicionamiento Nankou SKF en Pekín.

Los pasos del reacondicionamiento

Cada centro de SKF está homologado para ofrecer un proceso completo, ejecutado por personal experimentado que aplica los últimos conocimientos en materia de procesamiento de materiales. SKF cuenta con un avanzado sistema de gestión que asigna a cada rodamiento un identificador único durante el reacondicionamiento. De este modo, se garantiza el seguimiento sin fisuras del rodamiento durante todo su ciclo de vida presente y futuro. “La digitalización de procesos es fundamental como base para mejoras futuras”, dice Monetti.

Cada rodamiento se desmonta, se desengrasa y se limpia. Se inspeccionan los componentes y se genera un informe de análisis. Una vez confirmada su aptitud para el reacondicionamiento, los rodamientos pueden repararse mediante pulido, rectificado y sustitución de componentes. Puede reacondicionarse cualquier rodamiento que no vaya a superar su vida útil calculada durante el próximo intervalo de mantenimiento. Por lo tanto, el reacondicionamiento ofrece un ahorro de costos importante.

Mejora continua

Alfredo Monetti, gerente de la línea de productos de reacondicionamiento ferroviario y gerente de desarrollo de negocios de SKF

El hecho de disponer de información profesional y detallada sobre los rodamientos devueltos por el cliente permite identificar áreas de mejora para la aplicación y el diseño del rodamiento. Entre los clientes ferroviarios, crece la implementación de los contratos de Rendimiento de equipos giratorios. A través de estos contratos, SKF puede apoyar programas de mejora continua del diseño mediante los datos de ingeniería ferroviaria y la información sobre el rendimiento de la aplicación.

SKF está perfeccionando continuamente sus propios procesos con tecnologías nuevas, por ejemplo, cómo reparar caminos de rodadura de forma económica para reducir las tasas de desecho.

“SKF también está estudiando la automatización del proceso de inspección visual mediante inteligencia artificial [IA]”, continúa Monetti. “La IA permitiría estandarizar el proceso de inspección visual entre los diferentes Centros de servicios ferroviarios y evitaría incidencias atribuibles a la subjetividad humana”. SKF también quiere potenciar la automatización en sus operaciones, agrega.

Además de prestar sus propios servicios, SKF colabora con otras organizaciones y clientes para ofrecer capacitación, soporte y servicios. A finales de 2022, entrará en servicio la primera línea de reacondicionamiento automatizada de SKF en las instalaciones de un cliente en Brasil.

Con un crecimiento previsto del 50% para 2023, la demanda de los servicios de reacondicionamiento de rodamientos ferroviarios de SKF aumenta rápidamente.

Sus conocimientos de la fabricación de rodamientos y de las aplicaciones concretas en las que funcionan han sido fundamentales para desarrollar procesos de reacondicionamiento que den respuesta a la necesidad de los clientes de reducir el costo total de propiedad, con ahorros en el costo de adquisición de los rodamientos, optimización de los inventarios de repuestos y minimización de las tasas de desecho. También contribuyen a reducir el impacto medioambiental global al dar nueva vida a los rodamientos usados. “El reacondicionamiento de rodamientos de ejes es uno de los pilares de la economía circular y reduce el costo total de propiedad de las flotas de todo el mundo”, concluye Monetti.

Alfredo Monetti, gerente de la línea de productos de reacondicionamiento ferroviario y gerente de desarrollo de negocios de SKF

Mejora continua

El hecho de disponer de información profesional y detallada sobre los rodamientos devueltos por el cliente permite identificar áreas de mejora para la aplicación y el diseño del rodamiento. Entre los clientes ferroviarios, crece la implementación de los contratos de Rendimiento de equipos giratorios. A través de estos contratos, SKF puede apoyar programas de mejora continua del diseño mediante los datos de ingeniería ferroviaria y la información sobre el rendimiento de la aplicación.

SKF está perfeccionando continuamente sus propios procesos con tecnologías nuevas, por ejemplo, cómo reparar caminos de rodadura de forma económica para reducir las tasas de desecho.

“SKF también está estudiando la automatización del proceso de inspección visual mediante inteligencia artificial [IA]”, continúa Monetti. “La IA permitiría estandarizar el proceso de inspección visual entre los diferentes Centros de servicios ferroviarios y evitaría incidencias atribuibles a la subjetividad humana”. SKF también quiere potenciar la automatización en sus operaciones, agrega.

Además de prestar sus propios servicios, SKF colabora con otras organizaciones y clientes para ofrecer capacitación, soporte y servicios. A finales de 2022, entrará en servicio la primera línea de reacondicionamiento automatizada de SKF en las instalaciones de un cliente en Brasil.

Con un crecimiento previsto del 50% para 2023, la demanda de los servicios de reacondicionamiento de rodamientos ferroviarios de SKF aumenta rápidamente.

Sus conocimientos de la fabricación de rodamientos y de las aplicaciones concretas en las que funcionan han sido fundamentales para desarrollar procesos de reacondicionamiento que den respuesta a la necesidad de los clientes de reducir el costo total de propiedad, con ahorros en el costo de adquisición de los rodamientos, optimización de los inventarios de repuestos y minimización de las tasas de desecho. También contribuyen a reducir el impacto medioambiental global al dar nueva vida a los rodamientos usados. “El reacondicionamiento de rodamientos de ejes es uno de los pilares de la economía circular y reduce el costo total de propiedad de las flotas de todo el mundo”, concluye Monetti.

El reacondicionamiento evita emisiones de CO2.

Calcular el costo de la sostenibilidad

“En 2018, el consumo energético total del Grupo SKF ascendió a 1 814 000 MWh”, afirma Alfredo Monetti, gerente de la línea de productos de reacondicionamiento ferroviario y gerente de desarrollo de negocios, refiriéndose a los datos publicados en la Memoria Anual de SKF de 2018. De esta cifra, se calcula que aproximadamente 1 350 000 MWh están relacionados con la fabricación de rodamientos nuevos, con un peso total de 457 000 toneladas. Al dividir 1 350 000 MWh por 457 000 toneladas, se obtiene el consumo energético por kilogramo de rodamiento, concretamente, 2,9 kWh por kg de rodamiento”.

También se consume energía en los procesos previos (por ejemplo, los procesos de los proveedores de SKF). “Si suponemos que el 60% de la energía total consumida corresponde a procesos previos y el 40% a SKF, el consumo energético por kilogramo de rodamiento se incrementa hasta 7,25 kWh por kg de rodamiento”, explica Monetti. “Si suponemos que el reacondicionamiento consume un 85% menos de energía que fabricar un rodamiento nuevo, el consumo energético por kilogramo de rodamiento reacondicionado asciende a cerca de 1,1 kWh por kg de rodamiento”.

Por lo tanto, el ahorro obtenido en el consumo energético es de 6,1 kWh/kg. Si suponemos que la emisión media de CO2 derivada de esta energía es igual a la media de SKF, podemos calcular las emisiones evitadas (el factor de emisión medio de SKF según la Memoria Anual es de 0,273). 6,1 kWh/kg de rodamiento x 0,273 kg CO2/kWh = 1,7 kg CO2/kg de rodamiento. Si suponemos una masa media de unos 20 kilogramos por rodamiento, el resultado es un ahorro de unos 34 kilogramos de CO2 por cada rodamiento.

“Actualmente, estamos reacondicionando unos 220 000 rodamientos al año”, afirma Monetti. “Por lo tanto, cada año, gracias a los servicios de reacondicionamiento ferroviario de SKF, se ahorran 7480 toneladas en emisiones de CO2. Y conforme aumente el volumen de rodamientos reacondicionados, también crecerá el ahorro”. (Se trata de una cifra conservadora, ya que solo tiene en cuenta las emisiones relacionadas con el consumo energético y excluye todos los transportes).