Industria

La fiabilidad importa

Xuzhou Keyuan Hydraulic Pressure Co. Ltd. explora nuevas vías de crecimiento a la vez que potencia su reputación como fabricante de productos fiables.

Related Articles

Datos

 KEYUAN

Xuzhou Keyuan Hydraulic Pressure Co. Ltd. se dedica a la fabricación de componentes para la industria de la maquinaria para la construcción. Sus productos más importantes son las bombas hidráulicas de engranajes de alta presión, los motores hidráulicos de engranajes, los reductores planetarios y los reductores para cabestrantes, todos ellos utilizados ampliamente en la maquinaria para la construcción, los vehículos especiales y la maquinaria para la industria petrolera.

Keyuan se llamaba originalmente Xuzhou High Pressure Gear Pump Factory (Fábrica Xuzhou de bombas de engranajes de alta presión). Fundada en septiembre de 1983, fue reestructurada como empresa de capital mixto en octubre de 2001. Xuzhou Keyuan Mechanical Co. Ltd. fue constituida formalmente en 2004. Tras su expansión en 2007, Keyuan ahora tiene capacidad suficiente para fabricar 200.000 bombas hidráulicas de engranajes y 60.000 reductores planetarios cada año. Se ha convertido en el fabricante más importante de Jiangsu de bombas hidráulicas de engranajes de alta y media presión y de reductores planetarios para grúas.

La planta de Keyuan ocupa una superficie de más de 3 hectáreas. Keyuan cuenta con más de 500 empleados y, en 2010, su volumen de negocio ascendió a 37 millones de euros.

Contacto de venta

Dan David Jiang, Dan.David.Jiang@skf.com

Xuzhou Keyuan Hydraulic Pressure Co. Ltd., con sede en la provincia de Jiangsu, al este de China, se esfuerza por alcanzar una sólida posición en la industria nacional de la maquinaria para la construcción, a la vez que pretende mejorar la fiabilidad de sus productos, abrirse a nuevos mercados y consolidar una reputación duradera como empresa líder en su sector.

Anteriormente, Keyuan había sido una filial de la empresa estatal Xuzhou Construction Machinery Group y, tras una reestructuración en el año 2001, se convirtió en una empresa privada. Hasta 2004, se dedicaba exclusivamente a la producción de bombas hidráulicas de engranajes, pero desde entonces ha ampliado su producción y se ha dedicado también a la fabricación de reductores. Las bombas hidráulicas de engranajes y los reductores son esenciales para los fabricantes nacionales de maquinaria para la construcción.

Han Yongjin, director general y presidente de Keyuan, repasa la evolución de la empresa al cumplir su primera década de existencia.

“Keyuan ha sabido aprovechar el auge de la industria de la maquinaria para la construcción en China”, dice Han. “En los últimos años, la tasa de crecimiento anual del sector ha llegado a ser de hasta el 30 por ciento, y nosotros hemos aprovechado esta oportunidad de crecimiento. En 2001, nuestro volumen de ventas era tan solo de 2 millones de euros, pero aumentó a 18 millones de euros en 2008 y en 2010 alcanzamos los 37 millones de euros. En el primer semestre de 2011 ya habíamos alcanzado los 25 millones de euros”.

La trayectoria de Keyuan ha tenido sus altibajos. La industria de la maquinaria para la construcción en China depende sustancialmente de la planificación y las políticas de fomento estatales, y los nuevos proyectos de construcción a veces pueden provocar fluctuaciones en el mercado.

“En el primer semestre de 2010 nos vimos desbordados y los empleados tuvieron que trabajar horas extra para satisfacer la demanda”, dice. “En los meses de más actividad, el volumen de pedidos llegaba a los 7 millones de euros, pero luego bajaba a 2 millones de euros en los meses más flojos. Era como si nuestros clientes nos hubieran abandonado. La situación empeoró en 2011, y se cree que la mayoría de las empresas que se dedican a la maquinaria para la construcción se enfrentan a la misma disyuntiva, sobre todo durante los meses de julio, agosto y septiembre. Debemos ser capaces de adaptarnos a las circunstancias cambiantes”.

Han describe la situación como “una historia de dos mundos”. Keyuan debe regular el ritmo de producción, trabajando al máximo para cumplir las necesidades de producción durante los períodos de gran demanda y desarrollando nuevos productos y buscando colaboraciones durante los períodos de menos demanda.

Desde sus comienzos, Keyuan ha dado una gran importancia a la fiabilidad de sus productos. Como resultado, las bombas hidráulicas de engranajes y los reductores de la empresa ahora dominan los mercados nacionales de las grúas móviles y de la industria de la automoción.

“La fiabilidad es clave para las empresas chinas de accesorios que suministran componentes a la industria de la maquinaria para la construcción”, dice Han. “Las pequeñas y medianas empresas deben mejorar la fiabilidad de sus productos para ganarse la confianza de sus clientes. Actualmente, Keyuan se centra en la fabricación de productos altamente fiables a precios competitivos, que es la base para seguir creciendo. Relativamente hablando, las empresas chinas de accesorios podemos diseñar y fabricar, pero somos deficientes en lo que respecta  a materiales, competencias básicas e investigación de componentes”.

Han explica que si hay algún problema con la fiabilidad de los productos de Keyuan, la empresa se reúne para analizar todos los factores relevantes y sacar conclusiones basadas en los hechos. Keyuan también ha recurrido a Japón en busca de métodos y asesoramiento para una gestión avanzada de la calidad.

Ahora que Keyuan cuenta con una década de experiencia a sus espaldas, la empresa comienza a explorar nuevas modalidades de desarrollo y a elaborar planes a largo plazo, dice Han. Su nueva planta en el sur de Xuzhou cubre una extensión de 13 hectáreas y comenzará su actividad en 2012 o 2013. Además, en los próximos años, Keyuan tiene pensado salir a oferta pública para recaudar fondos para su expansión.

“En estos momentos, la industria de la maquinaria para la construcción se encuentra en un ciclo alcista”, dice Han. “Según las estadísticas nacionales, las ventas en el sector ascendieron a 47.000 millones de euros a mediados de 2011 y podrían llegar a alcanzar los 105.000 millones de euros en 2015”.

Recientemente, Han viajó a los Estados Unidos para visitar algunas empresas de larga trayectoria. “Son empresas que han logrado hitos importantes en la innovación tecnológica, lo cual está estrechamente relacionado con su éxito a largo plazo”, dice. “A pesar de haber tenido sus altibajos, su cultura corporativa les ha ayudado a avanzar. Keyuan debe adoptar una actitud abierta y aprender de otros, es la única forma de destacar”.

“De cara al futuro”, dice Han, “y para que su éxito sea duradero, Keyuan debe seguir consolidando su reputación como fabricante de productos altamente fiables, a la vez que debe expandirse a mercados nuevos como el de las hormigoneras y excavadoras”. Al mismo tiempo la empresa debe velar por el bienestar de sus empleados. “Si el negocio va bien, nuestros empleados se beneficiarán de ello”, explica Han.

 

SKF ayuda a solucionar las fugas de aceite

Keyuan y SKF iniciaron su colaboración en mayo de 2010. En aquel momento, Keyuan experimentaba serios problemas de fugas de aceite en sus bombas de engranajes, lo cual suponía grandes pérdidas económicas cada año. Además de tener que compensar a los clientes por su consumo adicional de aceite y por los costes de mano de obra, también afectaba a reputación de Keyuan.

«Para los fabricantes de componentes hidráulicos, las fugas de aceite suponen importantes pérdidas cada año», dice Han Yongjin, director general de Keyuan. «Probamos varios productos de estanqueidad de fabricación nacional pero no conseguían solucionar el problema».

En 2010, a Han le recomendaron las soluciones de estanqueidad de SKF y decidió probarlas, a pesar de que su coste era mayor. La solución fue todo un éxito: la calidad de los productos de Keyuan y su reputación mejoraron significativamente.

«Confiamos en la fiabilidad de los productos de SKF», dice Han. «Con su ayuda, esperamos poder mejorar la fiabilidad de nuestros productos, y para lograr este objetivo trabajaremos estrechamente con ellos en el futuro».